Investigadoras del Instituto de investigación IS-FOOD de la Universidad Pública de Navarra han organizado una serie de catas, tanto de hamburguesas como de aceite de oliva, los días 15, 17 y 21 de junio. Para ello, buscan personas voluntarias que participen como catadoras de ambos productos, lo que permitirá conocer cómo son valorados por los consumidores. La actividad se enmarca en dos líneas de investigación financiadas por la Unión Europea, alineadas con la estrategia “De la granja a la mesa”.

zoom Cata

Imagen de una cata celebrada anteriormente en la UPNA

Las catas se realizarán en la Universidad Pública de Navarra, en el Aula de Catas del Edificio de Los Olivos de la UPNA, y los horarios establecidos son cinco cada día: 10 h, 11:30 h, 13 h, 16 h y 17:30 h, con una duración máxima de una hora. Las personas interesadas en participar pueden escribir un correo a la dirección cata.upna@gmail.com (indicando nombre y apellido, edad, día y horario elegidos, y teléfono o email de contacto) o contactar vía telefónica, en horario de 9 a 17 horas, a través del teléfono 948 16 98 89. Todos los participantes recibirán un obsequio.

El IS-FOOD (Instituto de Innovación y Sostenibilidad en la Cadena Agroalimentaria) busca producir, innovar y promover alimentos seguros, sostenibles y saludables. Consta de tres grandes ejes de investigación: el reto de la alimentación humana en el siglo XXI, la producción sostenible y la calidad de los alimentos, y la innovación agroalimentaria.

Mediante la realización de estas catas con consumidores se busca conocer cuál es la percepción que estos tienen hacia ambos productos, teniendo en cuenta diferentes puntos de vista y aspectos; por ejemplo, en el caso del aceite se analiza también cómo influye en la decisión de compra del consumidor la información sobre prevención de enfermedades cardiovasculares que figura en el etiquetado del aceite de oliva virgen extra.

En el caso de la carne, las actuales tendencias de consumo incluyen nuevas fuentes de proteína. “Esto nos ha llevado a desarrollar alimentos de base proteica de origen vegetal o híbridos, mitad de origen animal y mitad de origen vegetal”, explican las investigadoras. En concreto, mediante el uso de tecnologías de altas presiones hidrostáticas y cocción al vacío a baja temperatura, han diseñado y elaborado platos de base proteica, seguros, sostenibles, de elevada calidad organoléptica y larga vida útil, preparados con carne de vacuno de razas bovinas autóctonas, proteínas vegetales (leguminosas y cereales) y productos frescos locales.

Esta nueva línea de productos está alineada con los Objetivos de Desarrollo Sostenible ODS, el Pacto Verde Europeo y la estrategia “De la granja a la mesa”, incluida en la reforma de la PAC.

Proyectos de investigación

El proyecto de investigación en el que se enmarca la cata de aceite de oliva es Fortalecimiento del sistema de innovación agroalimentaria a lo largo de la cadena de valor, incluido en los Retos de Plan Nacional RTI2018-093791-B-C21 y financiado por el Ministerio de Ciencia e Innovación.

Las dos líneas de investigación (carne y aceite) están financiadas por una acción Marie Slodowska Curie en la línea COFUND de la Unión Europea y se desarrollan dentro de dos Grupos de Acción Campus Iberus, el de “Platos Quinta Gama” y ’Oliberus-Aceite de Oliva y Polifenoles’.