Nere Jone Intxaustegi Jauregi, licenciada en Historia y en Derecho por la Universidad de Deusto, ha leído en la Universidad Pública de Navarra su tesis doctoral “Escribanos y escribanías en el Señorío de Vizcaya durante la Edad Moderna (siglos XVI-XVIII)”, en la que ha analizado el oficio, formación, y funciones que desempeñaban estas personas, consideradas las predecesoras de los actuales notarios.

zoom Nere Intxaustegi

Nere Jone Intxaustegi Jauregi

Según explica, “con esta investigación hemos podido sacar a la luz a estos personajes de la administración, de los que apenas sí había estudios, y hemos podido conocerlos con mayor detalle, ver las similitudes y, especialmente, las diferencias que existen con los notarios, que son los continuadores en las labores de redacción de documentación pública y privada”.

En ese sentido, recalca que, en la actualidad, los notarios realizan unas oposiciones, tienen una formación completa y exquisita, y no existen lazos familiares que les garanticen un puesto como notarios. “Es una figura con cierto halo de respetabilidad y credibilidad, del que carecían los escribanos. Sin embargo, los escribanos realizaban muchas más labores; por ejemplo, actuaban de secretarios en las reuniones de los ayuntamientos o de las Juntas Generales; tenían un peso y una presencia en la esfera pública, algo que hoy en día no ocurre con los notarios”.

Entre las principales aportaciones de esta tesis doctoral, se ha sacado a la luz a estos personajes de la administración, de los que apenas sí había estudios. “Hemos logrado, entre otros puntos, conocer sus identidades, las labores que realizaban o las conexiones y dinámicas entre ellos —explica Nere Jone Intxaustegi—, lo que nos ha permitido conocerlos con mayor detalle. Además, hemos sacado a la luz muchos escritos y documentos que estaban en los archivos y que, hasta ahora, no habían sido utilizados”.

Escribanos y escribanías

La tesis doctoral ha sido dirigida por Roldán Jimeno Aranguren, profesor de Historia del Derecho y las Instituciones en la Universidad Pública de Navarra (UPNA). En ella, la investigadora analiza, desde la Historia del Derecho, el oficio de escribano y su formación, las funciones que realizaban o los tipos distintos de escribanos que existieron, como los reales o los del número. Desde una perspectiva social, la autora se acerca también a los familiares y a los lazos que tuvieron con otros escribanos.

En cuanto a las escribanías, es decir, a las sedes, se ha fijado, entre otros aspectos, en cuántas existieron, su número y variabilidad. También ha estudiado los dueños que las detentaron, “lo que nos ha posibilitado examinar fenómenos jurídicos diversos como las enajenaciones, los arrendamientos, las renuncias o las ventas de escribanías”. El estudio también contempla otros aspectos jurídicos como el control al que se veían sometidos los escribanos a través de los llamados juicios de residencia.

En ese sentido, Nere Jone Intxaustegi apunta que el número de escribanos en aquella época era altísimo; “no podríamos concretar el número, había muchísimos; de hecho, uno de los objetivos de la Ley Notarial de 1862, que sigue vigente, fue delimitar su número”.

Para llevar a cabo esta investigación se han utilizado tres tipos de fuentes. “Por una parte, libros y artículos sobre escribanos y escribanías de otras zonas de la península ibérica, de Europa y del continente americano, que nos han ayudado a situar a nuestros protagonistas en un marco geográfico y cronológico concreto. En segundo lugar, hemos tenido en cuenta la legislación de diversos monarcas, como Alfonso X, los Reyes Católicos, Carlos V o Felipe II, y hemos analizado la normativa que ordenaron redactar en relación a los escribanos de sus tiempos. Y, por último, hemos leído documentación escrita por los propios escribanos, lo que nos ha ayudado a vislumbrar el tema de estudio desde otra perspectiva”.

Nere Jone Intxaustegi Jauregi es licenciada en Historia por la Universidad de Deusto (2008) y en Derecho, también en Deusto (2013). En 2017 obtuvo el doctorado en Historia en la Universidad del País Vasco y en 2020 el doctorado en Derecho en la Universidad Pública de Navarra. En el transcurso de la realización de su tesis hizo una estancia de investigación en la Universidad de Viena, además de participar en diversos congresos y seminarios celebrados en Reino Unido, Israel, Alemania, Hungría y Portugal, así como en Navarra.