• ES
  • EU
  • EN


Noticias


Martes 30 de septiembre de 2008 [Profesorado]

Presentada la obra "Apologistas y detractores de la lengua vasca", del profesor de la Universidad Pública de Navarra Juan Madariaga Orbea.

Esta antología recopila las opiniones sobre el euskera de 69 autores, de los siglos XVI al XIX.

zoomPresentación de la publicación. De izda. A dcha el catedrático y director de la FEDHAV, Gregorio Monreal; el profesor y autor Juan Madariaga y el director del área de planificación lingüística, Pablo Sotes.

Presentación de la publicación. De izda. A dcha el catedrático y director de la FEDHAV, Gregorio Monreal; el profesor y autor Juan Madariaga y el director del área de planificación lingüística, Pablo Sotes.

El profesor titular de Historia Contemporánea de la Universidad Pública de Navarra, Juan Madariaga Orbea, ha presentado esta mañana el libro "Apologistas y detractores de la lengua vasca", obra en la que a través de artículos y estudios recopila la opinión sobre el euskera de más de 60 autores de los siglos XVI al XIX. El acto de presentación ha contado además con la presencia del director de la colección y catedrático de Historia del Derecho y de las Instituciones, Gregorio Monreal Zia, y el Director del Área de Planificación Lingüística de la Universidad, Pablo Sotes Ruiz.

El libro, publicado por la Fundación para el Estudio del Derecho Histórico y Autonómico de Vasconia, es la traducción al castellano de la obra de Madariaga publicada ya en inglés por el Centro de Estudios Vascos de la Universidad de Reno, (Nevada, Estados Unidos). La primera parte se centra en "El largo debate sobre la excelencia o barbarie de la lengua vasca en la era foral 1545-1876" y se articula en tres grandes capítulos: Imaginario foral y lengua vasca, Elementos en torno a los que se organiza el debate sobre la lengua vasca y Desarrollo de la polémica en torno a la lengua vasca.

Juan Madariaga nació en Madrid en 1949. Licenciado en Filosofía y Letras por la Universidad Complutense de Madrid y Doctor en Historia por la Universidad del País Vasco, es en la actualidad profesor en la Universidad Pública de Navarra y director del Postgrado Especialista Universitario "Estudios Vascos: Ciencias Humanas, sociales y naturales", organizado por Eusko Ikaskuntza, UNED y UPV-EHU. El profesor Madariaga ha orientado sus investigaciones hacia la historia social y cultural de Euskal Herria, destacando entre sus publicaciones las siguientes: Historia social de Bergara en su época preindustrial (Bergara, 1991), Una noble señora: herio anderea. Actitudes ante la muerte en el País Vasco, siglos XVIII y XIX (Bilbao, 1998); De Tubal a Aitor. Historia de Vasconia (Madrid, 2002) [en colaboración con otros autores]; Anthology of Apologists and Detractors of the Basque Language (Reno, USA 2006) e Historia social de la Muerte en Euskal Herria (Tafalla, 2007)

El autor inicia su exposición con una pregunta: ¿Por qué el idioma de un pequeño país, con pocos habitantes y consiguientemente pocos hablantes, con una literatura raquítica, excluido de las administraciones públicas y de la educación, tuvo y tiene tanta presencia, despertó tanto interés y pasiones, fue motivo continuado de referencias, bien para enaltecerlo, bien para denostarlo?. En su opinión, el protagonismo del euskara a lo largo de estos siglos tiene más que ver con las señas de identidad de la comunidad de sus hablantes que con la lengua misma.

Esa identidad, según Juan Madariaga, "se construyó por referencia a un peculiar sistema institucional, los Fueros, a una pretendida catolicidad, a unos particulares usos y costumbres, e incluso, más tardíamente, a la vindicación de una estética propia o a la mitología supuestamente conformada en épocas protohistóricas. Pero se construyó, especialmente y sobre todo, por referencia a una lengua, la vasca, en este caso sí completamente real y diferente de las de su entorno".

"Durante siglos -indica el autor-, autores al servicio de los diversos poderes (monarquías española y francesa, iglesias, Compañía de Jesús, administraciones forales, etc.) utilizaron la lengua vasca para, denostándola o enalteciéndola, servirse de ella como herramienta para sus probanzas ideológicas que, simplificando, giraban en torno a un punto central: el peculiar y diferenciado sistema político-jurídico-administrativo de los territorios vascos. Las forzadas argumentaciones lingüísticas, condicionadas por la ideología y la religión, fraguaron un variopinto surtido de teorías que hoy nos pueden parecer extravagantes".

Textos y estudios de 69 autores

La segunda parte del libro comprende la recopilación de los textos y artículos de 69 autores, ordenados por orden cronológico, empezando por Bernard Dechepare (Baja Navarra, 1480) hasta Casimiro Jausoro. Cada capítulo sitúa al lector respecto al personaje y su obra para, a continuación, reproducir el texto seleccionado. Los textos que se incluyen en la obra fueron escritos originalmente en castellano, euskera, francés, alemán y latín.

El profesor Madariaga analiza las distintas teorizaciones que entre los siglos XVI y XIX van conformando el imaginario foral; posturas que hunden sus raíces en el mismo Tubal y que fueron dejando sus huellas hasta 1896, cuando Resurección María de Azkue funda en Bilbao la primera ikastola y, en 1914, Miguel de Muñoa hace lo propio en San Sebastián al instituir el parvulario "Koru'ko Andre Maria'ren Ikastetxea". Se conformaron así los primeros pasos para la institucionalización de la enseñanza en lengua vasca.

En el recorrido a través de las teorías forales y su sustento en el hecho diferencial lingüístico, se ofrecen diversidad de posicionamientos. Desde el tradicionalista Garibay, con su concepción genealogista y religiosa de la Historia, pasando por Poza, Ohienart y Larramendi, que pusieron las bases ideológicas y teóricas para crear el imaginario vasco moderno. Un imaginario foral vasco que, según Madariaga, "comparte la casi totalidad de los elementos con el sistema mítico español. Así, la religión, la monarquía, la antigüedad, la nobleza, el tubalismo... aparecen considerados en las mitologías originarias de otros países, muy especialmente en la que intenta legitimar la monarquía hispánica"..

También encuentran reflejo en la obra las teorías del padre Juan de Mariana, que desautoriza la pretendida mayor antigüedad del vasco "un lenguaje grosero y bárbaro que algunos pretenden ser el más antiguo de España, y común antiguamente a toda ella". Mariana restó todo el crédito que pudo a Garibay y se convirtió en la referencia para detractores y defensores, tanto de la lengua vasca como de la castellana.

Por último, entre los detractores del euskera figura el catedrático y canónigo valenciano Gregorio Mayans, quien en su tarea de depuración y dignificación de la lengua castellana niega que el euskera "posea apenas léxico propio, por haber recibido prestados de otros idiomas todos los términos relativos a la religión, técnica y civilización".