• EN
  • ES


Noticeboard


Jueves 29 de diciembre de 2016

Weekly Tip INARBE: Del consumidor informado al consumidor real. El futuro del Derecho de Consumo europeo

Por Teresa Hualde Manso

La investigadora de INARBE y profesora titular de Derecho Civil, Teresa Hualde Manso ha presentado su nuevo libro: Del consumidor informado al consumidor real. El futuro del Derecho de Consumo europeo, publicado por la Editorial Dykinson, Colección Monografías de Derecho Civil. 

Portada libro INARBELa Profesora Hualde aborda en este trabajo el nuevo enfoque que está adoptando el legislador europeo –todavía de una manera incipiente- para replantear las normas de protección de consumidores.

El Derecho de consumo europeo se enfrenta a un problema del que las autoridades de la Unión Europea son conscientes. En los trabajos e informes que la Comisión Europea ha llevado a cabo para constatar el Fitness Check o estado de forma de las normas europeas, ha acabado revelando lo que constituye la verdadera causa de la alta conflictividad que en materia de consumo sigue existiendo en Europa. Y es que el Derecho de consumo europeo se ha construido tomando como arquetipo de consumidor ideal un modelo concreto: el del consumidor informado.

La primera parte de la obra trata sobre la gestación jurisprudencial de este paradigma de consumidor informado a raíz de los conflictos suscitados sobre prácticas publicitarias desleales. Con ocasión de los diversos pleitos surgidos a partir de los años 70 del siglo XX, se comenzó a describir el modo en que deben ser protegidos los consumidores ante conductas comerciales que pueden llevar a error o engaño. Y es entonces cuando se acuña el término de consumidor medio, entendido como consumidor normalmente informado, razonablemente atento y perspicaz, que es capaz de interpretar y procesar correctamente la información que recibe.

Como contrapunto a este modelo el libro estudia cómo el Derecho canadiense ha partido de unos parámetros totalmente distintos para juzgar la deslealtad de una práctica comercial, utilizando el prototipo de un consumidor confiado, un consumidor de buena fe que no tiene por qué pensar que las informaciones que le transmite la empresa o el comerciante puedan querer llevarle a la adopción de una decisión errada. Para la normativa canadiense el consumidor medio es el consumidor confiado e inexperimentado en el producto o servicio.

De la crisis del modelo europeo de consumidor son conscientes las propias autoridades europeas. La profesora Hualde va desgranando los diversos trabajos y estudios de la Comisión llevados a cabo acerca de los nichos de vulnerabilidad que se constatan en determinados sectores económicos y en los que el consumidor no encuentra una protección: el transporte, los servicios financieros, las telecomunicaciones o el mercado energético. Es llamativo el hecho de que precisamente en esos sectores se ha implementado una política de protección máxima y de especial desarrollo normativo, sin embargo los análisis de comportamiento y capacitación de consumidores revelan el incorrecto funcionamiento de los mecanismos de reequilibrio contractual y una falta de sintonía con la idea central inspiradora de toda la legislación. Quizá se haya legislado a espaldas del consumidor real y al modo en que éste se comporta y actúa en la vida económica.

Teresa HualdeLa obra finaliza con la explicación de la filosofía subyacente en la adopción del arquetipo de consumidor medio en Europa y el cambio que comienza a vislumbrarse sobre el particular. Los consumidores han sido vistos como actores racionales que saben evaluar y estimar los resultados probables de decisiones futuras e inciertas y que son capaces de seleccionar las que van a materializar los mejores resultados en su nivel de satisfacción. Poseyendo y manejando la información se suprime la asimetría contractual y se posibilita que el consumidor actúe de forma racional.

Por el contrario la constatación del comportamiento real de los consumidores rompe esta base argumentativa en la medida en que manifiesta el valor secundario que tiene la información en la toma de decisión de los consumidores, y los sesgos que están inevitablemente presentes en la valoración de las mejores opciones de bienes y servicios.

Todo este devenir ideológico y filosófico-económico hace barruntar un notable cambio en las herramientas jurídicas para suprimir la vulnerabilidad de los consumidores y en el diseño de las relaciones de consumo. La doctrina estadounidense ha comenzado a  proponer líneas nuevas de avance en este sentido según la realidad en que se producen las actuales realidades económicas. El libro esboza algunas de las propuestas más interesantes en esta dirección: la protección del consumidor fuera de las estructuras contractuales, los contratos de un solo sentido (como vínculos semi-contractuales que vincularían solo a una de las partes mientras que la otra quedaría protegida mediante vías de satisfacción diferentes), el fraccionamiento temporal de las relaciones de consumo, los sistemas de calificación de productores y prestadores de servicios a través de redes sociales o la intermediación de terceros en la transacción -como en los pagos pay-pal-.

En definitiva, se trata de un trabajo que invita al lector a repensar las actuales estructuras y justificaciones de las normas de consumo, y a asumir la necesidad de que Derecho y comportamiento humano no pueden funcionar de forma diferente. El planteamiento y la metodología del libro manifiestan una visión realista y desapasionada de la protección del consumidor.



Research Institutes
Jeronimo de Ayanz Building
Public University of Navarre
Campus de Arrosadia 31006 - Pamplona
Tel. +34 948 169512
Contacto por email