• EN
  • ES


Noticeboard


Friday, December 9, 2016

Weekly Tip ISFOOD: Modelos de Innovación en la Cadena Agroalimentaria

Por Mercedes Sánchez: Innovemos juntos en la cadena agroalimentaria: Empresas, Universidades y otros Organismos Tecnológicos.

Proyecto Agriinnova: Modelos de Innovación en la Cadena Agroalimentaria
Universidad Politécnica de Madrid, Universidad Politécnica de Valencia, University of Kent (Reino Unido) y Universidad Pública de Navarra (Coordinadora)

1. La necesidad de innovar

Innovación en alimentación Hace décadas que la innovación se ha posicionado como una fuente de obtención de ventaja competitiva por parte de las empresas para generar un mayor valor añadido y productividad en sus negocios. Pero, en situaciones como la actual, de entornos altamente competitivos y de inestabilidad económica se hace especialmente estratégica esta opción de crecimiento en las empresas del sector agroalimentario. Los cambios a introducir van desde consideraciones básicas, tales como la reducción de costes, la flexibilidad en procesos, la seguridad alimentaria, la ampliación de la vida útil de los alimentos, la reducción del desperdicio alimentario, hasta la demanda de alimentos cada vez más sofisticados que tienen unas características especiales en cuanto a su valor nutritivo, palatabilidad, conveniencia, sostenibilidad, influencia en la salud, respeto al medio ambiente, etc.

Es obvio reconocer que la situación de recesión económica ha tenido un efecto negativo sobre el esfuerzo innovador. Si bien, la información incluida en distintas bases de datos nacionales e internacionales pone de manifiesto las relaciones positivas entre la innovación, los resultados empresariales, el acceso a mercados internacionales y la diversificación de la cartera de productos.  Por ello, es relevante no olvidar en estas épocas más negativas de la economía la importancia de no frenar en el uso de estas actividades, tanto a nivel privado, como en el apoyo de políticas incentivadoras en su puesta en marcha. Esta recomendación es importante para todos los sectores, pero lo puede ser todavía más para las empresas agrarias y alimentarias que desempeñan un papel fundamental en el sistema productivo europeo y español, tanto en términos de ingresos como de valor añadido (Eurostat, 2015), como considerando la aportación realizada al mantenimiento de la población rural.

Sin embargo, no se puede olvidar que es un sector muy fragmentado, con una presencia importante de Pequeñas y Medianas empresas (Pymes), junto a grandes compañías (en ocasiones multinacionales), operando, en general, en sectores maduros con baja o media intensidad tecnológica. A pesar de esta estructura dual del sector un dato positivo es el crecimiento constante que están teniendo las distintas actividades de innovación en el sector agroalimentario con un crecimiento constante en los últimos años. Dicho aumento se observa tanto en el gasto o inputs en innovación, Investigación y Desarrollo (I+D) interna y externa y en actividades de cooperación tecnológica, como en el crecimiento en los resultados u outputs de innovación creciendo en la obtención de innovaciones tecnológicas (proceso y producto) y no tecnológicas (organizativas y comerciales)). 

2. ¿Por qué no innovar con otros?

redes de innovación

Se está demostrando cada vez más el éxito sobre los resultados de innovación de colaborar para innovar. Esto es, en no pocas ocasiones, las ‘redes de cooperación’, u otras formas de ‘Innovación Abierta’, han mejorado el rendimiento innovador de las empresas agroalimentarias, ya que les permite acceder a más conocimientos científicos y tecnológicos, desarrollando un superior número de innovaciones en procesos y en productos, y una proporción superior de innovaciones radicales. Estas ‘redes’ se pueden formar con socios tecnológicos (Universidades u otros Agentes Tecnológicos, incluidas agencias de la Administración) y con socios no tecnológicos (clientes, proveedores, competidores, consumidores, etc). Es la presión de la tecnología y el entorno cada vez más complejo de los negocios, los que están resultando factores clave para necesitar dicha colaboración para innovar. Pero dichas ‘redes’ necesitan de una capacidad interna de absorción de la innovación generada por parte de las empresas, que se obtiene mediante el gasto interno en I+D y de forma más notable si se dispone de recursos humanos cualificados, que sean capaces de poner en marcha las innovaciones obtenidas.

Además existe un segundo condicionante importante en el éxito de las ‘redes o la colaboración’, identificado como el efecto curvilíneo en forma de U invertida que existe sobre los resultados innovadores si la empresa desarrolla un excesivo nivel de colaboración externa o innovación abierta. Los efectos perjudiciales pueden estar en diferentes fases que van desde el desarrollo a la implementación de la innovación obtenida. Estos puntos negativos de la colaboración se pueden deber al excesivo número de socios, a diferentes niveles de competencia entre los socios, o a la no complementariedad entre los mismos, etc. Para minimizar este efecto es importante disponer de unas buenas capacidades en relaciones con distintos tipo de agentes de la cadena agraria y alimentaria. En este sentido, se está dando a nivel internacional y nacional un importante reajuste estructural del sector, con aumentos tanto de la dimensión empresarial vía integración horizontal, como por el crecimiento de la integración vertical dentro del sector. Justificándose así también el interés por políticas colaborativas en la innovación y por apuestas en el entorno que favorezcan dichas alianzas. Si bien, es posible poner en marcha modelos de innovación en toda empresa agraria y alimentaria, independientemente de su dimensión, siempre que se muestre una orientación estratégica a alcanzar los cambios tecnológicos u organizacionales.

3. Innovación como opción estratégica

Innovar

Volviendo sobre los efectos positivos de aventurarse en innovar, es interesante insistir en que el esfuerzo innovador puede afectar a la capacidad de las empresas para acceder a mercados internacionales, como vía de crecimiento empresarial. En este sentido, las empresas agrarias y alimentarias innovadoras presentan un acceso mayor a los mercados externos, consiguiendo así una ventaja competitiva adicional.

Para finalizar, hay que considerar siempre que el impacto del esfuerzo humano y económico en innovación muestra un efecto retardado en los resultados tanto de productividad o competitividad, como en posibilidades de crecimiento empresarial.

Más información en: www.chil.org/innova/group/agriinova o contacta con Mercedes Sánchez. Dpto. Gestión de Empresas. mersan@unavarra.es. Universidad Pública de Navarra



Research Institutes
Jeronimo de Ayanz Building
Public University of Navarre
Campus de Arrosadia 31006 - Pamplona
Tel. +34 948 169512
Contact by E-mail