• ES
  • EU
  • EN


Noticias


Martes 3 de julio de 2018 [Investigacion]

Un investigador de la UPNA propone un modelo de ONGD basado en la comunicación y la educación para la solidaridad

Javier Erro plantea, en su tesis doctoral, que estas organizaciones no se basen solo en la persuasión para obtener recursos económicos

zoomJavier Erro Sala, nuevo doctor por la UPNA

Javier Erro Sala, nuevo doctor por la UPNA

Javier Erro Sala, investigador de la Universidad Pública de Navarra (UPNA), propone el diseño de un modelo de organización no gubernamental de desarrollo (ONGD) que se construya conjuntamente desde la comunicación y la educación para el desarrollo, es decir, donde las organizaciones sociales estén estratégica y enteramente diseñadas para educar en solidaridad. Según su tesis doctoral defendida en la institución académica, una ONGD no debería ser una empresa, ni una fundación, ni un campo de proselitismo ideológico o religioso, ni una asociación de técnicos o expertos bien intencionados, sino un laboratorio de relaciones y formas de solidaridad y de cooperación.

Para este investigador, el modelo de comunicación de las ONGD debe incorporar el enfoque de eficacia cultural y no el de consumo de solidaridad (como si fuera una mercancía más), por moda. “Cuando una ONGD lanza un mensaje para pedir recursos, debe pensar primero si esa forma de pedir educa en una idea correcta de solidaridad. Desde el enfoque de eficacia cultural, el objetivo es educar en una correcta cultura de la solidaridad, a la vez que se consiguen los recursos necesarios. Sin embargo, dichos recursos son el medio, no el fin, que consiste en conseguir una sociedad más solidaria, porque, con la pobreza, no se acaba únicamente con proyectos de cooperación, sino mostrando que estamos ante un problema político, de voluntad política de acabar con la pobreza”, afirma Javier Erro, cuya tesis, dirigida por el profesor del Departamento de Sociología y Trabajo Social Ignacio Sánchez de la Yncera, ha obtenido la calificación de sobresaliente “cum laude”.

El investigador cree que las acciones de las ONGD tienen que fomentar la crítica, pero también la libre decisión del público, sin imposición pedagógica alguna. “Hay que primar la escucha y el diálogo colectivo, frente a la pretensión de ‘vender’ o ‘convencer’ al otro para que adopte nuestras ideas y posturas. Se trata de generar una conversación pública, reflexión crítica y aprendizaje colectivo: eso sí educaría en una auténtica cultura de la solidaridad”, añade.

Un conflicto que afecta a ONGD españolas

La tesis identifica un conflicto comunicativo que aquejaría tanto al trabajo como a la personalidad de las ONGD españolas debido a dos factores: la visión instrumental de estas organizaciones para conseguir más recursos económicos, técnicos y simbólicos, que les lleva a separar la comunicación y la educación; y el modelo de “solidaridad mediática” que adoptaron en su día las ONGD españolas. “Este conflicto amenaza los valores y las señas de identidad de las propias organizaciones y, por tanto, cuestiona su futuro —señala—. Hay que preguntarse entonces si las ONGD deben contar con un modelo propio de comunicación para la solidaridad y el desarrollo, al igual que disponen de un área de trabajo educativa propia, como es la Educación para el Desarrollo”.

Actualmente, en las ONGD, tanto los criterios de urgencia y de búsqueda permanente de los recursos como sus estructuras orgánicas y forma jurídica dificultan la adopción de un modelo de comunicación para el desarrollo y la solidaridad de base educativa. “Sin cambios en las formas jurídicas, en las estructuras organizativas y en la toma de decisiones de las ONGD, no es posible asumir otro modelo de comunicación —indica—. Por tanto, parece que debe reconfigurarse el actual modelo de ONGD predominante en nuestro país”.

La tesis concluye que la comunicación de las ONGD se tiene que basar en la eficacia cultural y en la escucha y el diálogo colectivo para diseñar una nueva generación de organizaciones comunicadoras y educadoras que se conformen como laboratorios-talleres para vivir la solidaridad y la cooperación. “Unas ONGD de este tipo podrían contribuir a la construcción de una contracultura de la solidaridad que contrarreste los modelos hegemónicos de solidaridad y filantropía de base mediática y mercantil que dominarían el escenario español”, subraya.

Breve currículum

Antes de doctorarse, Javier Erro Sala se licenció en Ciencias de la Información (Periodismo) por la Universidad de Navarra. Ha trabajado en el campo de la cooperación para el desarrollo, del periodismo y de la universidad, tanto en España como en América Latina y ha participado en diversos proyectos de investigación sobre comunicación y educación para el desarrollo en las universidades de Cádiz, Jaume I de Castellón, País Vasco (UPV-EHU) o la UPNA, entre otras. Además, ha publicado diversos textos sobre comunicación y educación, además de una cincuentena de artículos especializados sobre el tema.

Asimismo, ha sido evaluador de la Agencia Nacional de Evaluación y Prospectiva (dependiente del extinto Ministerio de Ciencia e Innovación) en materia de educación para el desarrollo; miembro del Grupo de Expertos sobre Comunicación y Desarrollo para la renovación de políticas de cooperación de la Agencia Española de Cooperación Internacional-AECI (Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación); y coorganizador del I y II Foro de Comunicación, Organización y Ciudadanía. Actualmente, es profesor asociado del Departamento de Sociología y Trabajo Social de la Universidad Pública de Navarra.