• ES
  • EU
  • EN


Noticias


Jueves 20 de noviembre de 2014 [Estudiantes]

Nueve estudiantes de la UPNA, premiados en Francia en un desafío para desarrollar ideas propuestas por empresas

La Escuela Técnica Superior de Ingenieros Industriales y de Telecomunicación ha realizado un homenaje a los participantes en este concurso de innovación relacionado con la construcción y la ingeniería

zoomDe izq. a dcha.: Rafael Rodríguez Trías, Gurutze Pérez Artieda y Elena Alemán Álvarez, durante el acto de entrega de diplomas

De izq. a dcha.: Rafael Rodríguez Trías, Gurutze Pérez Artieda y Elena Alemán Álvarez, durante el acto de entrega de diplomas

Nueve estudiantes de la Escuela Técnica Superior de Ingenieros Industriales y de Telecomunicación de la Universidad Pública de Navarra han sido premiados en Francia en un desafío con otros 200 universitarios franceses y navarros para buscar soluciones creativas e innovadoras a proyectos propuestos por empresas de ambos lados de los Pirineos y relacionados con la construcción y la ingeniería. Los universitarios han recibido sus diplomas durante un acto de homenaje a los participantes celebrado en la Universidad y presidido por el director de la citada Escuela, Rafael Rodríguez Trías.

En este concurso de innovación, financiado por la Unión Europea, participaron un total de 29 estudiantes de la Escuela Técnica Superior de Ingenieros Industriales y de Telecomunicación de la UPNA, además de las Escuelas de Ingenieros ESTIA (École Supérieure des Technologies Industrielles Avancées, de Bidart) e ISA-BTP (Université de Pau et des Pays de l’Adour, de Anglet) y las Escuelas de Arquitectura de la UN (Universidad de Navarra), ENSAPBX (Université de Bordeaux, de Burdeos) y TLSE (Université Toulouse III-Paul Sabatier, de Toulouse).

Colaboración con el Colegio de Ingenieros Industriales

zoomLos estudiantes participantes, con representantes de la ETSIIT y del Colegio de Ingenieros Industriales

Los estudiantes participantes, con representantes de la ETSIIT y del Colegio de Ingenieros Industriales

Este “Challenge interuniversitario” ha sido organizado por el clúster de empresas francesas Eskal Eureka y ha contado con la colaboración, entre otras entidades, de la Cátedra Colegio de Ingenieros Industriales, que mantiene la Universidad Pública de Navarra y el Colegio Oficial de Ingenieros Industriales de Navarra. De hecho, Elena Alemán Álvarez, secretaria técnica del citado Colegio, ha estado presente en la entrega de diplomas a los estudiantes.

Los alumnos de la Universidad Pública de Navarra que han obtenido el primer premio han sido Sergio Gaspar Salazar y Nerea López Jáuregui (estudiantes ambos de Ingeniería Industrial) por un proyecto que trataba de minimizar los ruidos durante las obras de rehabilitación de una vivienda, con el fin de evitar molestias a los vecinos. El resto del equipo ganador lo formaban Charlene Bages, Thomas Carocero, Loïc Dorian, Emeline Dulugat, Mathieu Lascurettes y Léa Waeytens.

El segundo premio ha recaído en Fernando Bozalongo Yagüe (Grado en Ingeniería en Tecnologías de Telecomunicación), Natalia Medina Cabello (Máster en Ingeniería Industrial) y Miguel Piedrafita Fernández (Grado en Ingeniería en Tecnologías de Telecomunicación). Les acompañaban en el equipo Ibai Esteban, Camille Griffault, Miren Juaristi, Elodie Kuentz y Santos Martínez. En su caso, el proyecto ha tratado de buscar soluciones para mejorar la iluminación de casas situadas en pisos bajos en el Casco Antiguo de Bayona (Francia), ya que, en esta ciudad, las calles son estrechas y apenas hay luz natural en determinadas viviendas.

Finalmente, el tercer premio ha correspondido al equipo integrado por los estudiantes del Máster en Ingeniería Industrial Jorge Joel García Casquete, Juana Romero Aguinaga, Andrea Silanes Valencia y Javier Vergara Lacuey. Junto a Vincent Bees, Florian Caubet, Antton Haguindeguy y Edouard Latorre, realizaron un proyecto sobre la gestión de las llaves durante una obra, ya que la cantidad y variedad de personas y gremios implicados en este tipo de tareas suele generar problemas por la pérdida de aquellas y la gestión del tiempo.
Los premios han consistido en lotes de productos delicatessen y en entradas para centros culturales como el Museo del Chocolate y el Museo del Mar-Aquarium, ambos de Biarritz.

Jurado con profesionales navarros

El jurado ha estado compuesto por doce profesionales de Aquitania y la Comunidad Foral, entre los que se encontraba Gurutze Pérez Artieda, directora de la Cátedra Colegio de Ingenieros Industriales y profesora del Departamento de Ingeniería Mecánica, Energética y de Materiales de la Universidad Pública de Navarra; Cristina Sanz Larrea, profesora de Arquitectura de la Universidad de Navarra; y el arquitecto pamplonés José Joaquín Garralda Guillem.

El reto, denominado “24 heures de l’innovation” (“24 horas de innovación”), se ha desarrollado en la Escuela de Ingenieros ISA-BTP en Anglet, en el contexto de la feria de la construcción INNOBAT, que ha tenido lugar, de forma simultánea, en Biarritz.

Quince equipos multidisciplinares de estudiantes de ingenierías y arquitectura de las seis universidades participantes han asistido a una presentación de proyectos por parte de las diferentes empresas presentes en dicha feria, y han seleccionado aquellos que les han interesado más.Durante las siguientes 48 horas, cada equipo se ha concentrado en un proyecto y ha tenido que desarrollar una respuesta innovadora al reto seleccionado.

Los proyectos han estado relacionados con un nuevo método de gestión de proyectos de construcción, llamado BIM (siglas en inglés de Modelado de información para la edificación, un proceso de generación y gestión de datos del edificio durante su ciclo de vida).

Dos de los proyectos sobre los que han trabajado los universitarios han sido propuestos desde Navarra. Uno planteaba innovar en seguridad durante la ejecución de obra mediante el Plan de Seguridad y Salud, presentado por la empresa Atecna (Prevención Integral en Construcción) de Ansoáin; y el otro versaba sobre regeneración energética del barrio pamplonés de la Chantrea, en el que estaban implicados, entre otros, el Gobierno de Navarra, Nasuvinsa, VA Arquitectos y Reformas y Mantenimiento Sadar.