• ES
  • EU
  • EN


Noticias


Miércoles 27 de septiembre de 2006 [Congresos]

Expertos proponen una mayor coordinación de programas entre el Conservatorio superior de Música de Navarra, el Conservatorio Pablo Sarasate y las restantes escuelas de Música

Así lo señalan en una investigación, liderada por la profesora Manuela Jimeno, presentada en un congreso en Kuala Lumpur

zoomLa profesora Manuela Jimeno en Kuala Lumpur junto al póster presentado al congreso mundial de la ISME.

La profesora Manuela Jimeno en Kuala Lumpur junto al póster presentado al congreso mundial de la ISME.

Aun reconociendo que la creación del Conservatorio Superior de Música de Navarra ha sido una apuesta acertada del Gobierno de Navarra, que ha conseguido consolidar un centro de ese nivel en la Comunidad Foral, que se nutre de estudiantes navarros y de otras provincias (especialmente para estudiar Jazz), expertos aportan diversas sugerencias que permitirían mejorar la enseñanza de la Música de Navarra.

Así lo han expuesto en un congreso mundial de la International Society for Music Education (ISME) celebrado recientemente en Kuala Lumpur (Malasia). La investigación presentada en la capital de dicho país asiático ha sido realizada por un grupo liderado por la profesora Mª Manuela Jimeno Gracia, de la Universidad Pública de Navarra, e integrado también por Gotzon Ibarretxe Txakartegi (de la Universidad del País Vasco) y Arturo Goldaracena Asa (de la citada universidad navarra).

En el trabajo describen la situación actual del Conservatorio Superior de Navarra y sus relaciones con el Conservatorio Profesional 'Pablo Sarasate', de grado medio, y los restantes conservatorios y escuelas de música de Navarra. En este sentido, señalan que deberían establecerse programas curriculares más coordinados entre el Conservatorio Superior y los restantes centros, y debería reforzarse la conexión entre las iniciativas culturales y los diferentes campos de la educación musical. Asimismo, debería incrementarse las acciones informativas dirigidas a padres para dar a conocer los estudios reglados de música en general.

Por otro lado, proponen que en el futuro se aborden planes de formación del profesorado que imparte docencia en escuelas de música y conservatorios, a fin de atender las necesidades en este campo y promover especialidades menos implantadas. Del mismo modo, proponen que en el futuro se establezca una relación entre el Conservatorio Superior y la Universidad Pública de Navarra, de modo que se coordinen los programas y planes de estudios de segundo y tercer ciclo.

Finalmente, los expertos proponen igualmente que se actualicen los planes de estudios a fin de adaptarlos al proceso del Espacio Europeo de Educación Superior diseñado en la Declaración de Bolonia, siguiendo en ello la recomendación efectuada en 2004 por la Asociación de Conservatorios Europeos.

Precisamente los citados expertos entienden que las directrices de la Declaración de Bolonia vienen a condicionar y fundirse con la gradual puesta en marcha del Conservatorio Superior de Música de Navarra, aunque las bases del mismo estaban establecidas con anterioridad en la LOGSE.

La Orquesta Sinfónica y el Conservatorio

Se da la circunstancia de que en el mismo congreso un equipo de investigación de Música de la Universidad Pública de Navarra, integrada por los citados especialistas y el profesor Jaime Berrade, presentó un póster en el que se muestran las interacciones entre la Orquesta Sinfónica de Navarra Pablo Sarasate y el Conservatorio Superior de Música. Se trata de un aspecto de un proyecto de investigación que, financiado por el Gobierno de Navarra, desarrolla dicho equipo de investigadores en torno a tres instituciones musicales de Navarra que consideran emblemáticas por sus implicaciones socioeducativas: las dos citadas y el Orfeón Pamplonés.

En el póster, a partir del análisis de las interacciones entre la Orquesta y el Conservatorio, se evalúa la capacidad del sistema educativo musical de España (y de Navarra) para preparar músicos profesionales para las orquestas. Y, en concreto, se concluye que el sistema de educación musical de España, salvo excepciones, no es capaz de efectuar dicha preparación. Para ello apuntan dos razones: la primera, que el diseño curricular no es el adecuado, por su excesiva carga de estudio y su falta de especialización profesional y de prácticas en orquesta. Y, en segundo lugar, por un concepto no profesional de los estudios de música, incluso entre los propios estudiantes.

Por ello, en sus conclusiones, los citados expertos proponen mejoras en el sistema como dedicar más recursos económicos para ofrecer educación musical, y más específicamente actividad orquestal educativa y profesional; reducir en España el número de los conservatorios superiores e incrementar al mismo tiempo la calidad tanto de sus estudiantes como de sus profesores; e intensificar la especialización en los currículos.

n lo que se refiere a Navarra, los autores del póster consideran que es importante la relación entre el Conservatorio y la Orquesta Sinfónica de Navarra. No obstante, y a fin de mejorar esta relación, sugieren reforzar la comunicación entre los responsables de las dos instituciones; incluir un representante permanente del Conservatorio en la Junta Directiva de la Orquesta; y establecer acuerdos entre ambas instituciones que implique la realización de conciertos en colaboración mutua, programas de trabajo de prácticas de orquesta, y la tutorización y seguimiento individual de los alumnos por parte de profesionales de la Orquesta.

El Director de coro, como educador musical

Por otro lado, y en un reciente congreso celebrado en Madrid sobre la educación músico-coral, investigadores del Grupo de Música de dicha Universidad navarra han presentado una comunicación y un póster. En la comunicación, de los profesores Manuela Jimeno y Arturo Goldaracena, se expone la evolución de los estudios profesionales de música en Navarra a partir de la Logse, desde el punto de vista del profesorado.

El póster, firmado por la profesora Jimeno y Ana Isabel Aranguren Aramburu, gira en torno al Director de coro como educador musical. En él se analiza la incidencia del director de coro como educador en los orfeonistas, y se efectúa un análisis comparativo entre D. Remigio Múgica y D. José Antonio Huarte, ambos directores del Orfeón Pamplonés en dos etapas diferentes del mismo (a comienzos y a finales del siglo XX).

Como conclusiones se afirma que el director de coro es un educador, que constituye un referente importante para los coralistas. El director ejerce una influencia educativo-musical que incide en la educación, formal y no formal. Su valor formativo aumenta según su adecuación al perfil idóneo establecido. Y, por otro lado, el director del Orfeón Pamplonés tiene también una influencia en el entorno sociocultural de la sociedad navarra.