• ES
  • EU
  • EN


Noticias


Jueves 23 de mayo de 2019 [Investigacion]

Un egresado vuelve a la UPNA para investigar fuentes láser de fibra óptica gracias a un contrato Marie Sklodowska-Curie

El doctor en Tecnologías de las Comunicaciones Mikel Bravo Acha se incorpora al proyecto ReSOLes gracias a esta ayuda de la Unión Europea

zoomMikel Bravo Acha, trabajando en la UPNA

Mikel Bravo Acha, trabajando en la UPNA

El doctor en Tecnologías de las Comunicaciones por la Universidad Pública de Navara (UPNA) Mikel Bravo Acha ha obtenido un contrato de investigación Marie Sklodowska-Curie de la Unión Europea para incorporarse al proyecto ReSOLeS “New Reconfigurable Spectrum Optical Fibre Laser Sources” (Nuevas Fuentes Láser de Fibra Óptica Reconfigurables), del grupo de investigación en Comunicaciones Ópticas y apoyado por el Instituto de Smart Cities (ISC) de la UPNA.

El proyecto ReSOLeS, dotado de una ayuda económica de 172.932,48 euros, tiene por objeto el estudio y desarrollo de unas novedosas fuentes láser para su uso en comunicaciones y sensores enfocado a aplicaciones de ciudades inteligentes. Este proyecto ha sido apoyado por el catedrático de la UPNA Manuel López-Amo Sainz, también investigador del citado ISC.

Los contratos individuales Marie Sklodowska-Curie, nombrados así en homenaje a la científica franco-polaca dos veces galardonada con el Premio Nobel, pertenecen al pilar de Ciencia Excelente del programa europeo de investigación Horizonte 2020 y están orientados a la movilidad de los mejores y más prometedores científicos. Su objetivo es ampliar el potencial innovador y creativo de los investigadores, por lo que compiten proyectos de toda Europa en un riguroso proceso de evaluación. “Si bien es cierto que la situación para los jóvenes investigadores es actualmente compleja e incierta, este contrato me ha permitido retornar por dos años a la Universidad Pública de Navarra después de un periodo postdoctoral en el Laboratorio de Nanotecnologías y Nanosistemas de la Universidad de Sherbrooke en Quebec, Canadá”, explica Mikel Bravo.

La nueva era de la luz

Para explicar la importancia del trabajo a desarrollar, el investigador recurre a la frase pronunciada en la 68a sesión de la Asamblea General de las Naciones Unidas, que proclamó 2015 como el Año Internacional de la Luz: “En el siglo XXI se dependerá de la fotónica tanto como se dependió en el XX de la electrónica”. “Quizás esta afirmación sea un tópico, pero no podemos negar que el impacto de la fotónica en la civilización actual es incuestionable. Un gran número de personas disponemos de fibra óptica en nuestro hogar y estamos rodeados de sistemas que utilizan la luz como base de funcionamiento tal y como elementos de iluminación, pantallas, sensores, generadores eléctricos y muchos más”, indica Mikel Bravo.

Como se ha indicado, ReSOLeS es un proyecto que propone un novedoso método de controlar el espectro luminoso de un tipo concreto de láseres basados en fibra óptica mediante la variación de la intensidad luminosa. Este método añadirá una nueva forma de controlar el espectro luminoso y permitirá su uso en aplicaciones como las comunicaciones y los sensores. En este caso particular, se espera utilizar este sistema para su aplicación en redes de sensores de fibra óptica para su uso en ciudades inteligentes.

A día de hoy, el Grupo de Comunicaciones Ópticas de la UPNA colabora con varias empresas (Obysur S.L. y Asfaltos y Construcciones del Baztán S.A.) y el Ayuntamiento de Pamplona en aplicaciones de este tipo para la monitorización del tráfico rodado. Además, el investigador presentó, recientemente, algunos resultados preliminares de la investigación en el Séptimo Simposio Internacional de la Ciencia en Sensores que tuvo lugar en Nápoles (Italia).

Breve currículum del investigador

Mikel Bravo Acha (Deba, Guipuzkoa, 1983), realizó su tesis doctoral sobre sistemas fotónicos para sensores de fibra óptica en la Universidad Pública de Navarra (UPNA), institución en la que actualmente trabaja como miembro del grupo de Comunicaciones Ópticas, del Departamento de Ingeniería Eléctrica, Electrónica y Comunicaciones. En la citada Universidad, también estudió Ingeniería Técnica de Telecomunicación y realizó el Máster en Comunicaciones.

Es coautor de más de veinte artículos en revistas internacionales, cinco contribuciones a congresos nacionales y diecisiete contribuciones en congresos internacionales, en dos de los cuales obtuvo premio a la mejor contribución de estudiante. También ha participado activamente en 6 proyectos de I+D y ha realizado dos estancias de investigación en la Universidad de Oporto y en la City University de Londres. Además, ha realizado un periodo de formación postdoctoral de dos años dentro del ya citado Laboratorio de Nanotecnologías y Nanosistemas (LN2), en el Instituto Interdisciplinar de Innovación Tecnológica de la Universidad de Sherbrooke, en Quebec (Canadá). Durante este periodo formativo, se especializó en óptica no guiada e integrada.

Además, ha sido profesor asociado del Departamento de Ingeniería Eléctrica, Electrónica y de Comunicaciones de la UPNA, donde imparte (ahora, como colaborador docente) asignaturas relacionadas con la electrónica a estudiantes de grado de ingeniería.