• ES
  • EU
  • EN


Noticias


Jueves 17 de julio de 2008 [Investigacion]

Un equipo del Departamento de Ingeniería Eléctrica y Electrónica de la Universidad Pública, premiado por su proyecto de innovación en comunicaciones móviles

El Holtin es un dispositivo destinado a pacientes cuyo ritmo cardiaco necesita ser monitorizado durante un largo período de tiempo

zoomEl profesor Luis Serrano recibe el premio de manos de la Ministra de Ciencia e Innovación, Cristina Garmendia, en presencia del Consejero Delegado de Vodafone España, Francisco Román.

El profesor Luis Serrano recibe el premio de manos de la Ministra de Ciencia e Innovación, Cristina Garmendia, en presencia del Consejero Delegado de Vodafone España, Francisco Román.

El equipo formado actualmente por los investigadores Luis Serrano Arriezu, Santiago Led Ramos y Miguel Martínez de Espronceda, del Departamento de Ingeniería Eléctrica y Electrónica de la Universidad Pública de Navarra; los médicos del Hospital Universitario de Gran Canaria Doctor Negrín, Alfonso Medina, Antonio García Quintana y Eduardo Caballero; y Pedro Serrano, de la Consejería de Sanidad del Gobierno de Canarias ha recibido el premio al "Proyecto de Innovación en el ámbito de la investigación" en la segunda edición de los premios Vodafone al Desarrollo y la Innovación en Comunicaciones Móviles. Su trabajo consiste en un dispositivo inteligente y llevable que monitoriza el ritmo cardiaco de los pacientes y que a través de un teléfono móvil transmite al hospital las señales del electrocardiograma.

zoomLos dos equipos galardonados. En la parte derecha, los profesores Santiago Led (primero por la derecha), Miguel Martínez de Espronceda, Luis Serrano, y los doctores Antonio García y Alfonso Medina.

Los dos equipos galardonados. En la parte derecha, los profesores Santiago Led (primero por la derecha), Miguel Martínez de Espronceda, Luis Serrano, y los doctores Antonio García y Alfonso Medina.

La entrega del premio, cuya cuantía asciende a 20.000 euros, tuvo lugar la semana pasada en el Consejo Superior de Investigaciones Científicas, en Madrid, en un acto que estuvo presidido por la Ministra de Ciencia e Innovación, Cristina Garmendia. Además, se entregó también el premio al proyecto de innovación en el ámbito del desarrollo empresarial, que recayó en la Universidad de Oviedo.

La relación del Departamento de Ingeniería Eléctrica y Electrónica de la Universidad Pública de Navarra y del Hospital Universitario Doctor Negrín en el ámbito de la telemedicina se inició hace ya cinco años. El trabajo ahora premiado ha requerido tres años de desarrollo desde que los cardiólogos del hospital canario plantearon sus primeras inquietudes ante un tema que les preocupaba: la no justificación para ciertas intervenciones invasivas como la implantación de un marcapasos o de un monitor de frecuencia cardiaca.

zoomRepresentación gráfica de la transmisión de datos desde el dispositivo holtin.

Representación gráfica de la transmisión de datos desde el dispositivo holtin.

Dispositivo inteligente

El dispositivo convencional, conocido como holter, consiste en un monitor que realiza un registro continuado de la actividad eléctrica del corazón. Su objetivo es detectar anomalías y alteraciones cardiacas como arritmias o taquicardias asociadas a la actividad eléctrica del corazón y prevenir riesgos cardiovasculares. El holter convencional se lleva colgado durante 24 ó 48 horas en una petaca y está conectado al paciente a través de hilos y electrodos. Según explica Luis Serrano, profesor titular de Teoría de la Señal y Comunicaciones, el holtin (acrónimo de holter inteligente) "está pensado para pacientes muy específicos, que por ejemplo sufren síncopes, arritmias espontáneas, mareos, bradicardias, etc; son potenciales usuarios de un marcapasos pero no siempre está justificado que se les instale uno".

A diferencia del holter convencional, que tiene una memoria limitada y una duración de 24-48 horas, el holtin tiene una memoria ilimitada y una duración de hasta 30 días; es un sistema no invasivo, da elevada autonomía al paciente (no requiere hilos conectados a los electrodos), es fácil de usar y utiliza tecnologías inalámbricas de corto y largo alcance: Bluetooth y GPRS.

En concreto, el dispositivo se adhiere en la zona del esternón de paciente. Monitoriza continuamente el ritmo cardiaco, pero sólo graba los datos si ocurre algún tipo de evento. Los eventos programados son taquicardias (ritmo acelerado del corazón), bradicardias (ritmo lento) y asistolas (ausencia de latido). "Tiene cierta programabilidad -señala Luis Serrano- y el médico puede personalizarlo para el paciente. Los datos que graba el holtin son transmitidos por bluetooth al móvil del usuario y del móvil, por GPRS, al hospital. Se le dota de memoria y conforme se van generando eventos, se programa para que los vaya transmitiendo al hospital".

Si bien es cierto que hoy en día existen en el mercado dispositivos parecidos, Serrano destaca alguna de las singularidades del holtin: "permite la activación manual; es decir, independientemente de que el holtin esté programado para grabar determinados eventos, puede que el paciente sienta un mareo o un dolor y entonces, a través del móvil, activa manualmente el dispositivo. Ése evento, grabado a voluntad del paciente, tiene preferencia sobre el resto y se transmite automáticamente al hospital porque interesa verlo lo antes posible y que el médico pueda valorar si es un evento de interés o no".

A esta singularidad se une también la durabilidad del número de eventos que puede registrar y la duración ilimitada del holtin gracias a la batería recargable, frente a otros dispositivos perecederos como el holter implantable o de duración limitada como el holter convencional.

El equipo de profesionales del hospital universitario Doctor Negrín y de la Universidad Pública de Navarra trabaja actualmente con la tercera versión del holtin, y a partir de septiembre se pondrá en marcha un estudio clínico con pacientes para comparar la precisión diagnóstica del holtin con los holter convencionales. "El tema de la bradicardia está tomando un cariz importante -explica Luis Serrano- y se están implantando muchos marcapasos, con precios caros, no muy justificados. Interesa realizar un estudio fehaciente y ver si realmente una persona necesita o no un marcapasos".

Innovar para mejorar el servicio

El profesor Luis Serrano hace hincapié en que este trabajo "es un ejemplo más de cómo se pueden utilizar las comunicaciones móviles para una mejora del servicio". Ése es precisamente uno de los objetivos, la mejora del servicio. "A veces, todas las inquietudes que tienen los médicos y que se generan con la práctica clínica diaria, se quedan, por desconocimiento tecnológico, en eso, en inquietudes. Si abrimos canales de comunicación e interacción, como ha ocurrido en este caso entre el hospital Dr. Negrín y la Universidad Pública de Navarra, creo que pueden hacerse cosas interesantes, evitar compartimentos estancos de conocimiento, generar interacción y trabajar en colaboración multidisciplinar medicina e ingeniería para innovar en el ámbito de la Salud".

Por último, en el año 2009 se llevará a cabo el pilotaje del nuevo dispositivo como paso previo a la transferencia de conocimiento a la empresa, algo que queda en manos de la Consejería de Salud de Canarias y que se refiere a estudios estadísticos y comparativos, diagnósticos, valoración de usabilidad, satisfacción de los usuarios y profesionales de la medicina, etc. porque, como señala Luis Serrano, "puede ocurrir que un dispositivo, aunque tecnológicamente sea innovador, no sea realmente competitivo respecto a lo que ya existe; o que el usuario no lo considere idóneo, o que la relación coste-efectividad no resulte rentable al Sistema de Salud".