• EN
  • ES


Tablón de anuncios


Viernes 29 de noviembre de 2019

Weekly tip INARBE: El consumidor ignora el contenido de su contrato. La falta de lectura en los contratos de adhesión

por Teresa Hualde Manso

Profesora Titular de Derecho Civil (acr Catedrática)

Institute for Advanced Research in Business and Economics (INARBE)

Universidad Pública de Navarra

Publicado en InDret 2019, nº 4 (octubre)

La regulación de los contratos en serie ha utilizado desde su nacimiento una esencial herramienta jurídica convertida finalmente en la principal y más empleada técnica jurídica de protección a los adherentes: la información contractual obligatoria.

Esta información contractual que el ordenamiento jurídico obliga a transmitir a uno de los contratantes es de hecho la base de todo el actual Derecho de Consumo. Su finalidad última es que el destinatario de la información pueda tomar decisiones contractuales respecto a productos y servicios que le son desconocidos, decisiones que el consumidor no está habituado a tomar y que de una u otra manera le resultan complejas. Para hacer frente a esta situación se obliga legalmente a los especialistas en el objeto o materia que se trate a suministrar esa información de forma que el destinatario pueda actuar con sentido.

En cualquier tipo de contrato de adhesión los suministradores del bien o servicio son los únicos capaces de entender y detallar cada aspecto del mismo, de introducir variables y de prever las consecuencias de cada decisión. Por el contrario, no es así para la otra parte contratante porque nunca se ha visto en esa tesitura anteriormente.

En los contratos de consumo se impone a los empresarios la revelación de lo que la otra parte necesita saber para que elegir bien: los términos de un crédito, la posibilidad de desistir del contrato, la política de privacidad, las garantías de la venta, la cláusula arbitral o de resolución de conflictos… Se presupone que transmitida la información cada elección queda de por sí justificada y se da por hecho que aquélla se ha entendido bien o, al menos, suficientemente.

Pero a partir de la realización de estudios y análisis empíricos se viene evidenciando el fracaso de la información obligatoria como elemento de reequilibrio. Los motivos de esa quiebra se encuentran no sólo en la manera de utilización real o de materialización de la información contractual, sino también y sobre todo en el propio destinatario de la información (el adherente) que sorprendentemente no la lee por razones diversas que se abordan en el trabajo.

La cantidad y la complejidad de los mismos y su peculiar lenguaje son fenómenos que no están pasando desapercibos ni por la doctrina ni por el propio legislador, que ha iniciado un camino hacia la simplificación de las informaciones obligatorias que los profesionales han de transmitir.

La última parte del trabajo se detienen en el análisis de la información obligatoria como instrumento entorpecedor de la función que otras herramientas de protección al consumidor están llamadas a realizar (prácticas desleales, cláusulas abusivas…).

 

http://www.indret.com/pdf/1503.pdf



Research Institutes
Jeronimo de Ayanz Building
Public University of Navarre
Campus de Arrosadia 31006 - Pamplona
Tel. +34 948 169512
Contacto por email