• ES
  • EU
  • EN


Doctores Honoris Causa


Miguel de la Quadra SalcedoMiguel de la Quadra Salcedo (1932-2016) nació en Madrid, pero a los 4 años se traslada a Pamplona. Estudia la carrera de perito agrícola, aunque enseguida comienza a destacar como un excelente atleta. Obtiene varios récords nacionales en las especialidades de lanzamiento de martillo, disco y jabalina, y llega a participar en los Juegos Olímpicos de Roma de 1960. Un año más tarde, su instinto aventurero le lleva a la selva del Amazonas, donde trabaja como etnobotánico para el Gobierno colombiano en el Museo de Antropología de Bogotá. Durante esta experiencia hace acopio de un valioso material fotográfico, que, a su vuelta a España, le posibilita ser contratado por Televisión Española como reportero.

Su primer trabajo como periodista le lleva a cubrir la guerra del Congo, país en el que a punto está de morir por rodar el fusilamiento de 300 prisioneros. Logra salvar milagrosamente la vida y, a partir de entonces, comienza una fructífera carrera como reportero de televisión por todo el mundo. Por sus reportajes obtiene numerosos reconocimientos, como el Premio Periodismo Pueblo, por “Tres años en el Amazonas”; el Premio Nacional de Televisión, por Managua y el terremoto”; el Premio Internacional de la Crítica de TV en Cannes, por “La muerte de Che Guevara”; o el Premio Internacional de Televisión en Montecarlo, por “La larga marcha de los eritreos”.

ARTÍFICE DE LA RUTA QUETZAL

Pero además de por sus reportajes de televisión, Miguel de la Quadra Salcedo es recordado por ser el artífice de la conocida como Ruta Quetzal. Un proyecto ideado por él mismo a petición del Rey Juan Carlos, quien le encargó que organizara algún evento que sirviera para conmemorar el Quinto Centenario del descubrimiento de América y pudiera estrechar los lazos de unión con Hispanoamérica. El programa nace con el objetivo de consolidar entre la juventud de 15 y 16 años los cimientos de la Comunidad Iberoamericana de naciones entre todos los países hispanos, incluidos Brasil y Portugal. En una primera fase, que concluye en 1992, las expediciones, conocidas genéricamente como "Aventura 92", cumplen un objetivo primordial: preparar la celebración del V Centenario del Descubrimiento de América.

Una vez cumplida la celebración centenaria de 1992 y hasta la fecha, el programa se convierte en la Ruta Quetzal y pasa a ser auspiciado por el Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación, a través de la Secretaría de Estado para la Cooperación Internacional y para Iberoamérica, y patrocinado por BBVA.

En sus treinta ediciones, cerca de 9.000 jóvenes europeos y americanos han tenido la oportunidad de descubrir las dimensiones humanas, geográficas e históricas de otras culturas tan diferentes a las suyas como puedan ser las viejas civilizaciones mediterráneas o las culturas precolombinas.

La Ruta Quetzal es una experiencia formativa única en la que los jóvenes participantes no sólo amplían sus conocimientos a través de las más diversas disciplinas académicas, sino que también es un valioso instrumento para sensibilizar a la juventud en la protección del medio ambiente, el desarrollo del espíritu de cooperación internacional, animándoles a observar con atención los países que se visitan, con el fin de crear una nueva y más real escala de valores, que va más allá de la riqueza y la pobreza.

La expedición es desde 1990 un programa cultural declarado por la UNESCO de "Interés Universal" y, como tal, ha desempeñado diferentes actividades a lo largo de las últimas ediciones. Los gobiernos de los países protagonistas de las expediciones que se recorren lo han declarado también de "Interés Nacional".

La Ruta Quetzal va acompañada de un programa académico de estudios que se imparte en coordinación con la Universidad Complutense de Madrid y en colaboración con las diferentes universidades de los países iberoamericanos protagonistas en cada expedición.

PREMIOS Y RECONOCIMIENTOS

El director de la Ruta Quetzal BBVA, Miguel de la Quadra Salcedo, recibió una buena cantidad de reconocimientos por su labor. Por ejemplo, en el año 2007 la Facultad de Ciencias de la Comunicación de Universidad Autónoma de Barcelona le concedió el Premio Itaca en reconocimiento a su excelente trayectoria en el campo del periodismo, su inestimable labor educativa en la formación de los jóvenes latinoamericanos y su magnífico aporte en la transmisión del conocimiento de las civilizaciones de América y España.

El Gobierno de Navarra le concedió la medalla de la Cruz de Carlos III, El Noble de Navarra en 2009, reconociendo públicamente su gran contribución al progreso de Navarra y a la proyección exterior de la Comunidad Foral.

Por último, la Fundación Europea Educación y Libertad le concedió en 2013 un premio por la labor que el programa ha llevado a cabo durante más de 30 años, de la que el jurado destacó el trabajo educativo, de intercambio cultural, de comprensión y unión entre los pueblos americanos y el español.