De acuerdo con lo que establece el Reglamento del Archivo General existen dos tipos de acceso en función de la relación del solicitante con una función universitaria.

Usuario interno. Los empleados de la Universidad tienen la consideración de usuarios internos cuando su solicitud de acceso a los documentos está relacionada con la función universitaria que desarrolla la oficina en la que trabajan. Los usuarios internos pueden hacer uso del procedimiento de préstamo de los documentos.

Usuario externo. Cualquier persona que solicite acceso a los documentos tiene carácter de usuario externo. El mismo tratamiento se da a un empleado de la Universidad que solicite documentos sin que exista una relación directa entre su solicitud y la función universitaria a la que atiende su puesto de trabajo.

Los usuarios identifican los documentos objeto de su interés a través de los instrumentos de descripción elaborados por los técnicos del Archivo General.

El control de los usuarios se realiza a través de los libros de acceso, y existen formularios de solicitud de documentos.

Existe un servicio de reprografía para atender las necesidades de los usuarios.