• ES
  • EU
  • EN


Noticias


Lunes 27 de octubre de 2014 [Estudiantes]

Diez estudiantes de la UPNA inician el programa de acompañamiento con menores de dos colegios de Primaria

El proyecto Ruiseñor/Urretxindorra Proiektua se va a desarrollar en el curso 2014-15 con alumnado de los colegios García Galdeano y Bernat Etxepare

zoomLos mentores posan con las autoridades.

Los mentores posan con las autoridades.

Diez estudiantes de la Universidad Pública de Navarra han iniciado el programa de acompañamiento a niños y niñas de los colegios públicos de Pamplona García Galdeano (castellano) y Bernat Etxepare (euskera). Los y las estudiantes que participan en esta iniciativa se convierten en mentores de estos niños para favorecer espacios de encuentro cultural, social y de aprendizaje personal, ofrecerles apoyo y mostrarse como un modelo positivo para ellos. El programa está promovido desde la Unidad de Acción Social del Vicerrectorado de Proyección Social y Cultural de la UPNA y cuenta con la colaboración de la Cátedra Unesco de Convivencia, Pluralismo y Ciudadanía de la UPNA y del Departamento de Educación del Gobierno de Navarra, institución con la que se ha firmado recientemente un convenio.

La cuarta edición del Proyecto Ruiseñor/Urretxindorra Proiektua se puso en marcha este pasado fin de semana con una jornada de presentación en la que los estudiantes universitarios tuvieron el primer contacto con los menores a los que van a acompañar durante todo el curso 2014-15. La vicerrectora de Estudiantes y Empleo, Paloma Vírseda, fue la encargada de dar la bienvenida a los niños, a sus padres y a los representantes de los colegios García Galdeano y Bernat Etxepare.

Este proyecto está englobado dentro de las actividades de Responsabilidad Social impulsadas desde la UPNA en el marco de su Plan Estratégico. En esta cuarta edición ha contado con la colaboración de la Cátedra Unesco de la Universidad, que está colaborando en la formación del alumnado mentor y en general espacios de reflexión sobre mentoría social. Con la presente edición, son ya más de 40 los mentores y 5 cinco los centros educativos que se han beneficiado de esta iniciativa.

Los y las estudiantes de la UPNA que van a participar en el Proyecto Ruiseñor son Idoia Ilzarbe Zubia, Edurne Garde Lozano, Ana María Guisado Miguel, David Celigüeta Ruiz de Galarreta, Lara Moraña Rial, Ainhoa Lizaso Batista, Beatriz López Aizpun, Liliana Trujillo Palacios, Keissy Eduardo Rojas y Amaia Munguira Iñigo. Cinco de ellos cursan estudios de Maestro, mientras que el resto son de Derecho, Trabajo Social, Ingeniería Industrial, Relaciones Laborales y Administración y Dirección de Empresas. En total, fueron trece los jóvenes que se presentaron a la convocatoria, de los cuales se seleccionaron diez y tres quedaron en lista de espera.

El programa pretende poner en contacto a jóvenes universitarios con niños y niñas de diferentes culturas y contextos sociales partiendo de la base de que la relación entre ambos es una buena oportunidad para nuevas experiencias, habilidades y formas de relación interpersonal. Lo que se busca es que la experiencia beneficie los y las menores, sus familias, el centro escolar, el alumnado universitario y la propia Universidad.


En castellano y euskera


La mentoría se realizará en castellano y en euskera y los participantes han recibido previamente una formación sobre cómo afrontar diferentes situaciones con los chavales o sobre cómo relacionarse con la familia. La labor de acompañamiento consistirá en la realización de actividades lúdicas y culturales en el tiempo de ocio de los chavales entre dos y tres horas a la semana y siguiendo una serie de criterios que se supervisarán desde la Unidad de Acción Social de la Universidad

Las tareas concretas del alumnado mentor serán desarrollar una relación personal con los y las menores con el objetivo de ofrecerles apoyo y convertirse en un modelo positivo para ellos. Ser mentor supone compartir con ellos un tiempo y atención de calidad y realizar actividades que favorezcan una mayor diversidad de expectativas y les den la oportunidad de vivir nuevas experiencias vitales. A la finalización de la actividad, los alumnos elaborarán una memoria evaluativa de su participación. Cada uno de los participantes recibirá una beca que tiene por objeto sufragar los gastos que se generen durante la realización de las actividades.