• ES
  • EU
  • EN


Noticias


Martes 16 de octubre de 2018 [Investigacion]

Un investigador del Instituto InaMat de la UPNA participa como experto en una comisión de bioeconomía del Parlamento Europeo

Borja Fernández d’Arlas presentó su método para fabricar bioplásticos degradables a partir de residuos de lana de oveja y plumaje de pollos

zoomEl investigador Borja Fernández d’Arlas (1.º por la dcha.), durante la comisión celebrada en el Parlamento Europeo.

El investigador Borja Fernández d’Arlas (1.º por la dcha.), durante la comisión celebrada en el Parlamento Europeo.

Borja Fernández-d’Arlas Bidegain, investigador del Instituto de Materiales Avanzados (InaMat) de la Universidad Pública de Navarra (UPNA), ha participado como experto en una comisión sobre bioeconomía del Parlamento Europeo en Estrasburgo (Francia). Durante su intervención, ha presentado el método que ha desarrollado para extraer, de los residuos de lana de oveja y de plumaje de pollos, queratinas, unas proteínas con las que fabricar bioplásticos degradables, un material proveniente de fuentes renovables que, en su opinión, podrían sustituir “alrededor del 7% de los plásticos del mercado español”.

Dicha comisión de bioeconomía había sido organizada por el Intergrupo de Cambio Climático, Biodiversidad y Desarrollo Sostenible del Parlamento Europeo, formado por eurodiputados de diferentes formaciones políticas. El investigador de la UPNA era uno de los cuatro expertos invitados a Estrasburgo junto a altos cargos de empresas del sector medioambiental: Philippe Dreno, presidente de la empresa Algosource (Francia); Raimo van der Linden, gerente de Bioprocess Pilot Facility (Holanda); y Stephen Webb, fundador y primer ejecutivo de la empresa RTDS Group (Austria).


Plásticos y petróleo


“La mayoría de los plásticos que utilizamos hoy en día se fabrican con petróleo y tienen asociadas fuertes emisiones de CO2 —explicó el investigador en el Parlamento Europeo—. Cuando llegan al final de su ciclo de vida, son reciclados, quemados o desechados, por lo que acaban en vertederos y dañan el medio ambiente. Una alternativa son los bioplásticos compostables, aunque los basados en plantas compiten con la producción de alimentos y podrían aumentar la deforestación”.

 Por ello, presentó a los parlamentarios su investigación consistente en producir bioplásticos a partir de la revalorización de residuos agroindustriales (como la lana y el plumaje de aves), lo que fomenta la economía circular. Su método se define como “sencillo y limpio, o si se quiere, ‘verde’, altamente eficiente y sin generar residuos tóxicos”, según este investigador, que desarrolla su proyecto en el InaMat, gracias a la financiación de la Obra Social “la Caixa” y la Fundación bancaria Caja Navarra, en el marco del programa de la UPNA de Captación de Talento. “Las biopelículas de queratina obtenidas de la lana y el plumaje presentan un alto potencial para los bioplásticos, ya que son flexibles y transparentes”, indicó Borja Fernández-d’Arlas.

El investigador del InaMat concluyó su intervención ante la comisión del Parlamento Europeo afirmando que “la innovación, combinada con una política más fuerte sobre el reciclaje, puede llevar a tener un gran impacto en la sociedad”.