• ES
  • EU
  • EN


Noticias


Lunes 16 de enero de 2012 [Institucional]

La UPNA aprueba la nueva normativa que regula los procesos de evaluación de los estudiantes de Grado y Máster

Contempla aspectos como derechos y deberes, procesos de revisión de calificaciones y reclamaciones

zoomEstudiantes en la biblioteca

Estudiantes en la biblioteca

El Consejo de Gobierno de la UPNA ha aprobado recientemente la nueva normativa de evaluación, en la que se establecen los procesos para evaluar el aprendizaje de los estudiantes de Grado o Máster y determinar su calificación. Estas disposiciones responden a lo recogido en el Real Decreto del Estatuto del Estudiante Universitario, según el cual la evaluación del rendimiento académico de los estudiantes responderá a criterios públicos y objetivos y tenderá hacia la evaluación continua.

La citada normativa abarca, entre otros aspectos, los derechos y deberes de los estudiantes respecto de la evaluación, el sistema de calificación, los tipos de evaluación y los procesos de revisión de calificaciones y de reclamaciones.

Uno de los capítulos abordados en la normativa consiste en el empleo de medios fraudulentos. Los estudiantes de Grado y Máster de la Universidad Pública de Navarra firmarán, en su primera matrícula, una Declaración de Integridad Académica, mediante la que se comprometen a no hacer uso de medios fraudulentos en pruebas de evaluación y trabajos académicos. En este sentido, la citada declaración incluye que el estudiante conoce las sanciones que, en su caso, pueda imponerle la Universidad, sin perjuicio de los recursos u otras acciones que, en defensa de sus derechos, pueda interponer.

La normativa enumera, como medios fraudulentos durante una prueba de evaluación, la utilización de material no permitido por el profesorado o cualquier acción no autorizada para obtener o intercambiar información con otras personas. En estos casos, el alumno podrá ser suspendido y calificado con un suspenso en la asignatura durante esa convocatoria. Además, podrá ser sancionado, previa apertura de expediente disciplinario.

La regulación no sólo se refiere a los exámenes, también al empleo de medios fraudulentos en los trabajos académicos, caso del plagio y la utilización de material no original (salvo el permitido por el profesorado), incluido el obtenido a través de Internet y sin indicación expresa de su procedencia. En estos casos, el estudiante podrá tanto ser suspendido en dicho trabajo y calificado con un suspenso en la asignatura, como recibir una sanción, previa apertura de expediente disciplinario. De hecho, la normativa recoge el derecho que asiste a la Universidad para utilizar herramientas informáticas de detección automática de fraude en los trabajos.

Derechos de los estudiantes

Entre los derechos de los estudiantes incluidos en la normativa, destacan el de ser informados de las normas de evaluación y el de someterse a una evaluación objetiva y, siempre que sea posible, continua, basada en una metodología activa de docencia y aprendizaje.

En este sentido, la guía docente de cada asignatura es el documento básico de referencia para el estudiante, ya que en ella se recogen los criterios y actividades de evaluación de la misma, así como las condiciones y los mecanismos por los que se evaluará la adquisición de conocimientos y competencias previstos. Por ejemplo, puede contemplar requisitos específicos como la realización de exámenes, la asistencia a un número mínimo de horas de clases prácticas, la realización obligatoria de trabajos, prácticas de laboratorio o Prácticum y la participación en seminarios. No obstante, la asistencia a clases teóricas no podrá plantearse como requisito para superar una asignatura, aunque la participación activa en ellas podrá puntuar de manera positiva en la calificación final.

zoomEstudiantes en el campus de Arrosadia

Estudiantes en el campus de Arrosadia

También se prevé que, para cada asignatura, existirá una prueba de evaluación de recuperación al final de cada semestre académico y fuera del periodo lectivo. Su objetivo es permitir que el estudiante que ha intentado, sin éxito, superar la materia a lo largo del semestre, participando en las distintas actividades de evaluación programadas durante el periodo lectivo, pueda disponer de una segunda oportunidad para aprobar.

Asimismo, se prevén sistemas de evaluación adaptados a las necesidades especiales de los estudiantes con discapacidad sin que esto suponga una disminución del nivel académico exigido.

Escala comparativa de notas

Además, el estudiante tiene derecho a conocer su calificación en cada una de las actividades de evaluación recogidas en la guía docente de la asignatura. Y la calificación provisional de la propia asignatura se comunicará, cuando menos, tres días hábiles antes de la fecha fijada para la evaluación de recuperación.

Las calificaciones van de 0 a 10 puntos, con un único decimal, y desde el suspenso hasta la Matrícula de Honor. Para recibir esta mención, el estudiante deberá tener una nota igual o superior a 9. El número de Matrículas de Honor que el profesor puede conceder no excederá del 5% del total de matriculados, salvo que haya menos de 20 estudiantes; entonces, se podrá dar una sola.

Para facilitar la comparación y transparencia de las calificaciones, y siempre que el número de estudiantes presentados a la evaluación lo permita, se incluirá una escala nominal llamada escala ECTS. Así, la letra A acompañará a la calificación numérica cuando esté entre el 10% de las mejores notas que superan la asignatura; la B, cuando se sitúe en el 25% siguiente; la C, si se halla en el 30% siguiente; la D, cuando esté en el 25% siguiente; la E es para el 10% siguiente; y la F indica que la asignatura no ha sido superada. La calificación FX señala que se está cerca de conseguir aprobar y F, que está lejos.

Finalmente, la normativa hace referencia a los resultados académicos excepcionales. En este sentido, cuando las asignaturas alcancen un índice de suspensos igual o superior al 75% de los estudiantes presentados durante dos semestres académicos consecutivos, serán objeto de revisión por la Comisión de Garantía de Calidad del Centro, que es la responsable, en Facultades y Escuelas, de la revisión y mejora de los instrumentos que garanticen la calidad de los procesos de enseñanza y aprendizaje. Del mismo modo, la citada Comisión revisará de oficio las asignaturas con un índice de aprobados superior al 95% de los presentados o cuando el rango de calificaciones de los aprobados no exceda de un punto. La Comisión de Garantía de la Calidad del Centro emitirá anualmente un informe global por titulación sobre los resultados de la evaluación en las diferentes asignaturas. En dicho informe se extraerán los indicadores globales de rendimiento de cada titulación, contrastándolos con los previstos en la definición de cada título y proponiendo las acciones de mejora que se consideren oportunas, si es el caso.