• ES
  • EU
  • EN


Noticias


Miércoles 27 de agosto de 2008 [Congresos]

Un observador de la ONU en conflictos destaca el papel de esta organización en la defensa de los derechos fundamentales.

John Tyynela, abogado especialista en derechos humanos, ha participado en el curso de verano "Pueblos Indígenas: desarrollo, derechos y conflicto" de la Universidad Pública de Navarra.

zoomUna vista de la sala donde se ha celebrado el curso, en el que han participado una treintena de personas.

Una vista de la sala donde se ha celebrado el curso, en el que han participado una treintena de personas.

John Tyynela, abogado y antropólogo canadiense que ha participado como observador de la ONU en conflictos como los de Guatemala, Tímor Oriental o Nepal, ha destacado hoy en un curso de verano de la Universidad Pública de Navarra el trabajo que desarrolla esta organización en defensa de los derechos fundamentales. Tyynela ha participado en el curso "Pueblos Indígenas: desarrollo, derechos y conflicto", que se ha desarrollado en el Archivo General de Navarra desde el pasado lunes y que ha concluido hoy al mediodía.

Este curso, dirigido por los profesores Kepa Fernández de Larrinoa y José María Uribe, del Departamento de Trabajo Social de la Universidad Pública de Navarra, ha analizado durante tres jornadas el alcance político, social y cultural de los derechos de los pueblos indígenas, así como sus efectos en la organización y control de la gestión de la cooperación internacional al desarrollo.

John Tyynela es Licenciado en Derecho por la Universidad de Toronto y Licenciado y Master en Antropología por la Universidad de Western (Ontario). Tyynella es abogado especialista en derechos humanos y, desde 1995, ha trabajado para la Organización de Naciones Unidas como observador, oficial jurídico y especialista en temas indígenas. Ha participado en misiones de mantenimiento de la paz y situaciones de conflicto y posconflicto en varios puntos del planeta, como Nepal, Guatemala o Timor Oriental.

Este abogado experto en Derechos Humanos ha pronunciado una charla titulada "Situaciones de posconflicto en Guatemala y Nepal" y ha explicado que los pueblos indígenas son uno de los colectivos que más sufren las consecuencias derivadas de conflictos en los que se vulneran los derechos fundamentales. En su intervención, ha puesto de manifiesto la dificultad que tienen estas misiones de Naciones Unidas, que acuden a estos países como invitados para mediar en la resolución de conflictos o guerras en las que se han conculcado derechos fundamentales (genocidio, torturas, etc...).

La experiencia de Guatemala

"En Guatemala, tras la firma de la paz en 1996, se crearon fórmulas de reconciliación que crearon expectativas en la población, pero su puesta en práctica es en ocasiones difícil porque la ONU no puede imponer sus criterios. Su papel es como asesor, ya que se trata de una organización invitada", ha explicado este abogado canadiense, quien también ha destacado los problemas que surgen en el reconocimiento de derechos colectivos de poblaciones indígenas. En concreto, ha puesto como ejemplo que el proceso de reconciliación en Guatemala ha posibilitado una mayor participación de los pueblos indígenas en la vida pública, que ahora se han visto frustrados por contenciosos como el que mantienen con una multinacional canadiense que pretende extraer oro en una determinada zona del país. "Los grupos indígenas se han opuesto y han pedido una consulta, pero lo que todavía no se ha determinado es si el Gobierno debe reconocer los derechos colectivos de esta comunidad y de qué forma", indicó.

John Tyynela ha afirmado que la ONU ha aprendido de experiencias como las de Guatemala, Timor Oriental o Nepal la importancia del conocimiento de los procesos de relación entre el poder central y colectivos desfavorecidos en países que han sufrido conflictos. "Hay que reconocer la importancia del trabajo que la ONU y las Organizaciones No Gubernamentales están llevando a cabo en defensa de los derechos fundamentales en aquellos conflictos en los ha habido genocidios, torturas y violaciones de otros derechos", ha insistido este abogado canadiense.

Al mismo tiempo, Tyynela ha señalado que la comunidad internacional espera, en ocasiones, intervenciones rápidas de las Naciones Unidas para mediar y resolver conflictos como los de Myanmar (Birmania) o Darfur, en Sudán, que no son posibles por las trabas que ponen estos países. En este sentido, ha recordado el esfuerzo realizado por la comunidad internacional en los últimos años para hacer más dura la legislación que penaliza la vulneración de derechos humanos.