• ES
  • EU
  • EN


Noticias


Martes 26 de febrero de 2008 [Profesorado]

El Defensor de la Comunidad Universitaria atendió el pasado año 93 casos, el 77% de ellos planteados por los estudiantes

El 54% de los asuntos en los que hubo mediación fue resuelto de modo satisfactorio

El Defensor de la Comunidad Universitaria, Juan Ramón de Miguel Velasco, ha presentado hoy ante el Claustro el informe anual de su gestión durante 2007, actividad que, en comparación con el año anterior, ha registrado un aumento en la proporción de asuntos promovidos por profesores, en detrimento de los correspondientes al personal de administración y servicios. En cualquier caso, sigue destacando en términos absolutos el número de cuestiones planteadas por los estudiantes y, en su mayor parte, relativas a incidencias con los exámenes y a las normas de permanencia en la Universidad.

En su informe, el Defensor de la Comunidad Universitaria expone los criterios de actuación que ha aplicado en su tarea, la clasificación de los casos atendidos, un relato resumido de cada uno de ellos, las actuaciones emprendidas y diversas observaciones y recomendaciones.

Desde el 1 de enero al 28 de diciembre de 2007, la Oficina del Defensor recibió 94 casos, siendo admitidos a trámite todos excepto uno que no procedía de la comunidad universitaria y, además, estaba pendiente de resolución administrativa. De los 93 casos restantes, el informe señala que es un número comparable al del año anterior, si bien "la diferencia más significativa es un aumento en la proporción de asuntos promovidos por profesores, en detrimento de los correspondientes al personal de administración y servicios".

En cuanto al sector de procedencia de los asuntos, destaca en términos absolutos el número de casos planteados por los estudiantes (71), frente a los presentados por los profesores (16) y por el personal de administración y servicios (5). Hubo también un caso planteado desde la Fundación Universidad-Sociedad.

No en todos los casos fue precisa la mediación del Defensor de la Universidad, ya que no todas las cuestiones planteadas son formuladas como queja sino que pueden ser meras consultas. Según los datos ofrecidos en este informe anual, los asuntos clasificados como "mediación" responden a la voluntad expresa de quien los planteó de que se intervenga para obtener una solución a su problema y, por lo tanto, "requiere, en general, mediar entre las partes hasta obtener cuando sea posible una solución conciliadora".

En ese sentido, el Defensor de la Comunidad recibió 19 consultas (20%), 18 quejas o "dejar constancia" (19%) y 56 casos que requirieron mediación (61%). De estos últimos, el 43% tuvo resultado satisfactorio; el 11%, resultado parcialmente satisfactorio; un 30%, resultado no satisfactorio; y el 9% se encuentra todavía en trámite de resolución.

Respecto a los temas planteados, resulta difícil establecer una catalogación concreta "sobre todo porque, con mucha frecuencia, la cuestión planteada repercute en varios". En cualquier caso, el informe distingue cuatro tipos de materias: asuntos académicos (acceso, permanencia, incidencias con exámenes y evaluación, movilidad), asuntos administrativos y económicos (matrícula, becas y expedientes académicos), asuntos laborales (desempeño laboral y entorno de trabajo, conciliación de vida familiar, asignación de la docencia y retribuciones) y asuntos sobre servicios diversos.

De los 54 asuntos académicos analizados, 5 fueron presentados por el personal docente y 49 por los estudiantes. También fueron estudiantes quienes plantearon 18 de las 21 cuestiones relativas a asuntos administrativos y económicos, mientras que en temas laborales el personal docente planteo 6 casos y el personal de administración y servicios, 5. Además, cuatro de los siete asuntos diversos fueron planteados por los estudiantes y tres por el profesorado.

Observaciones y recomendaciones

A raíz de los principales asuntos planteados durante su gestión, Juan Ramón de Miguel Velasco expone en su informe una serie de observaciones y recomendaciones. Así, sobre las incidencias con los exámenes y el proceso de evaluación considera significativo que "en varios casos, los estudiantes han preferido que su denuncia no dé lugar a ninguna intervención, lo que sólo se explica por la existencia de un temor real a las posibles represalias"

En ese contexto, hace hincapié en las ventajas que proporciona una información suficiente, precisa y clara sobre las condiciones, requisitos y método de evaluación de cada asignatura, y cómo "la ausencia de esa información o el quedar abierta a diferentes interpretaciones ha ocasionado situaciones difíciles, cuando no perjuicios a varios estudiantes". Se refiere también en este capítulo a los alumnos que compaginan trabajo y estudio, un grupo que, en el nuevo contexto universitario, podría quedar desasistido" y plantea que podrían articularse algunas medidas de apoyo para dicho colectivo.

En cuanto a las 18 cuestiones relacionadas con las Normas de Permanencia para las que se solicitó asesoramiento o intervención, "constituyen una proporción muy elevada sobre el total de casos recibidos en la Oficina del Defensor, aunque son relativamente pocos frente al elevado número de instancias que anualmente recibe el Comité de Permanencia", señala Juan Ramón de Miguel Velasco. Como recomendaciones, sugiere realizar un mayor esfuerzo de información sobre la normativa de permanencia y apunta que la reforma parcial de dicha normativa -actualmente en tramitación- evitará algunas de las situaciones que este año han motivado las quejas de los estudiantes.

Por último, respecto a las quejas recibidas por la tardanza en obtener una contestación, el Defensor plantea que "sería deseable establecer mecanismos para que en cada momento se conozca la situación concreta de la solicitud cursada (...), de modo que tanto el demandante como los responsables pudieran conocer el lugar y la fase en que se encuentra el asunto".