• ES
  • EU
  • EN


Noticias


Miércoles 30 de abril de 2008 [Investigacion]

Factores diversos como el consumo de antibióticos durante el primer año de vida pueden aumentar el riesgo de padecer síntomas alérgicos en los niños

Así lo ha indicado Nora Ibargoyen Roteta en su tesis doctoral sobre factores de riesgo en el desarrollo de síntomas de rinoconjuntivitis y dermatitis atópica

zoomNora Ibargoyen Roteta

Nora Ibargoyen Roteta

"El consumo de antibióticos y el haber tenido gastroenteritis en el primer año de vida parece aumentar el riesgo de tener síntomas alérgicos de rinoconjuntivitis y dermatitis atópica". Así lo ha indicado la Licenciada en Bioquímica Nora Ibargoyen Roteta en su tesis doctoral "Análisis epidemiológico de los factores de riesgo implicados en el desarrollo de síntomas de rinoconjuntivitis alérgica y dermatitis atópica en escolares de dos grupos de edad de la Comarca de Pamplona".

La doctora Ibargoyen ha centrado su estudio en escolares de 6 a 7 y de 13 a 14 años de edad, con el fin de determinar los factores de riesgo que podían estar implicados en la presencia de síntomas de rinoconjuntivitis alérgica y dermatitis atópica en los citados colectivos. Para ello, se basó en la metodología estandarizada del estudio Internacional del Asma y las Alergias en la Infancia (ISAAC), que investiga la epidemiología del asma y las alergias en niños de dos grupos de edad. En concreto, ha utilizado los datos obtenidos a través de 3.360 cuestionarios del grupo de escolares de menor edad -que fueron cumplimentados por los padres- y de 4.762 cuestionarios del grupo de mayor edad.

Su tesis, dirigida por los profesores Francisco Guillén Grima e Inés Aguinaga Ontoso, del Departamento de Ciencias de la Salud de la Universidad Pública de Navarra, ha obtenido la calificación Sobresaliente Cum laude.

En cuanto al estudio, el grupo de edad más joven fue elegido por reflejar la etapa de la infancia en la que el asma es frecuente y los ingresos hospitalarios son particularmente altos. A su vez, el grupo adolescente fue elegido por corresponder al período en el que la mortalidad por asma es más frecuente.

Entre los posibles factores de riesgo de padecer esta sintomatología se encuentran, según la doctora Ibargoyen Roteta, los relacionados con el embarazo, el primer año de vida del niño, la exposición a determinados elementos y sus hábitos actuales. Del análisis de los datos obtenidos explica que "en este estudio, en oposición a lo que se podría pensar, el retraso de la introducción de los alimentos sólidos en la dieta del niño del grupo de 6-7 años de edad no disminuye el riesgo de tener síntomas alérgicos en la actualidad, aunque el consumo de antibióticos y el haber tenido gastroenteritis durante el primer año de vida sí lo aumentan".

Como conclusiones principales, se ha descrito que "las niñas de 6 a 7 años tienen un riesgo 1,4 veces mayor de tener síntomas de dermatitis atópica que los niños, mientras que en el grupo de adolescentes, el sexo femenino tiene un riesgo aproximadamente 1,4 veces mayor de presentar síntomas de rinoconjuntivitis alérgica".

También ha señalado que en ambos grupos de edad la historia parental de enfermedad alérgica se asocia con un riesgo mayor de tener síntomas alérgicos, "principalmente la historia de enfermedad alérgica respiratoria en el caso de la rinoconjuntivitis alérgica y los antecedentes de eccema atópico en el de la dermatitis atópica".

Otros condicionantes

Tras analizar la información obtenida entre los distintos grupos de escolares, la doctora Ibargoyen expone otra serie de factores que pueden influir en la prevalencia de los síntomas de estas enfermedades. Así, indica que "en relación a las condiciones del hogar, la presencia de manchas de humedad en las paredes, tanto en el primer año de vida como en la actualidad, se relaciona con un riesgo mayor para los niños de 6 a 7 años de edad de tener síntomas de rinoconjuntivitis alérgica, mientras que su presencia actual parece asociarse al aumento del riesgo de tener síntomas más graves de dermatitis atópica en los adolescentes".

Por el contrario, tener ventanas de doble cristal en el primer año de vida y en la actualidad "parece actuar como protector frente al desarrollo de síntomas de rinoconjuntivitis alérgica y síntomas graves de dermatitis atópica". En este sentido, el riesgo de tener síntomas de rinoconjuntivitis alérgica es mayor en los niños en cuya habitación había ventanas de un único cristal en comparación con los que tenían y tienen ventanas de doble cristal.

Por último, según señala en su tesis Nora Ibargoyen Roteta, "un mayor consumo de paracetamol también se asocia con un mayor riesgo, y sin embargo, no se ha encontrado relación alguna con la exposición al humo del tabaco".