• ES
  • EU
  • EN


Noticias


Martes 22 de diciembre de 2015 [Estudiantes]

Setenta estudiantes de la Facultad de Ciencias Jurídicas de la UPNA participan este curso en el Programa Literatura y Derecho

Esta actividad formativa busca “instruir deleitando”, según el decano del centro, mediante un plan de lecturas, que luego son debatidas en seminarios

zoomEstudiantes y ponentes del seminario sobre Tolkien y R. R. Martin posan en la UPNA

Estudiantes y ponentes del seminario sobre Tolkien y R. R. Martin posan en la UPNA

Setenta estudiantes de la Facultad de Ciencias Jurídicas de la Universidad Pública de Navarra (UPNA) participan este curso en el Programa LyDer (Literatura y Derecho). Bajo el lema “Quien solo sabe Derecho, ni Derecho sabe”, esta iniciativa consta de un plan de lecturas repartidas a lo largo de los cuatro cursos del grado, que luego son debatidas en los correspondientes seminarios, para contribuir a la educación integral de los alumnos mediante una formación humanística y en valores.

Este semestre ha incluido un seminario extraordinario, titulado “Literatura fantástica y Derecho. Aspectos jurídicos en la obra de J. R. R. Tolkien y en la saga de Juego de Tronos”, en el que han tomado parte el catedrático de la Universidad de Santiago de Compostela José María Miranda Boto; el decano de la Facultad de Ciencias Jurídicas de la Universidad Pública de Navarra, José F. Alenza García; y la investigadora de la institución navarra Mirentxu Marín Malo.

zoomDe izq. a dcha.: Alenza, Miranda y Marín, antes de iniciar el seminario sobre Tolkien y R. R. Martin

De izq. a dcha.: Alenza, Miranda y Marín, antes de iniciar el seminario sobre Tolkien y R. R. Martin

El programa LyDer, que viene desarrollándose desde 2010, se planteó con el ánimo de “instruir deleitando”, en palabras del decano de la Facultad de Ciencias Jurídicas. Esta actividad formativa se diseñó con “objetivos diversos, pero complementarios, que se pueden sintetizar en propiciar una formación culta, que capacite al estudiante para una interpretación crítica de la realidad y para su adaptación a la evolución de la sociedad”, apunta Alenza. “Siendo el Derecho un producto cultural, que se crea y se aplica en una sociedad concreta, es preciso que los juristas conozcan los fundamentos del sistema cultural y social donde desempeñan su profesión”, añade.

De esta manera, se diseñó un plan de lecturas (“porque en este programa no se trata de estudiar literatura, sino de leer libros”, según el decano), que luego son debatidas en los correspondientes seminarios. Estos últimos se organizan conforme al ritmo de las enseñanzas de grado: se celebra un seminario al final de cada semestre y otro más al principio de curso con las lecturas realizadas durante el verano. Además, se programan seminarios extraordinarios.

Una treintena de obras de valor literario

zoomUna imagen de uno de los seminarios del programa, con los estudiantes

Una imagen de uno de los seminarios del programa, con los estudiantes

La selección de lecturas se ha basado más en su valor literario que en sus contenidos jurídicos. El plan de lecturas se compone de unas treinta obras obligatorias (además de otras optativas) que arrancan con Cervantes, Shakespeare y el Siglo de Oro español (Calderón de la Barca, Lope de Vega), pasan por el siglo XIX (Poe, Sthendal, Stevenson, Dostoievsky, Dickens, Balzac, Galdós, Benavente), siguen en la centuria pasada (Camus, Kafka, Golding, Orwell) hasta alcanzar a escritores contemporáneos (García Márquez, Vargas Llosa, Eduardo Mendoza, Javier Marías, Lorenzo Silva, Juan Manuel de Prada…).

De hecho, estos dos últimos autores (Silva y Prada), que reúnen además la condición escritores y licenciados en Derecho, han ejercido como padrinos de 22 estudiantes durante los dos primeros actos de graduación del programa, celebrados a mediados del año pasado y de este.