• ES
  • EU
  • EN


Noticias


Miércoles 21 de diciembre de 2005 [Investigacion]

Un equipo de ingenieros de la Universidad Pública de Navarra desarrolla un bioinsecticida capaz de controlar una plaga que afecta a los cultivos hortícolas de Almería

La tesis doctoral de la ingeniera agrónoma Rosa Murillo Pérez ha confirmado que el virus nucleopoliedrovirus de Spodoptera exigua se puede utilizar como base de un bioinsecticida de alta eficacia

Rosa Murillo Pérez.

Rosa Murillo Pérez.

El nucleopoliedrovirus de Spodoptera exigua (SeMNPV) constituye una de las más prometedoras alternativas a la utilización de productos químicos para combatir una plaga que se desarrolla principalmente en los invernaderos de Almería. Así se establece en la tesis doctoral que ha presentado recientemente en Pamplona, en la Universidad Pública de Navarra, la ingeniera agrónoma Rosa Murillo Pérez, que ha llevado a cabo un estudio de este patógeno en la zona de cultivo protegido de Almería para seleccionar la cepa que posee mejores propiedades como insecticida. Los nucleopoliedrovirus son virus que tienen un gran potencial como bioinsecticidas en programas de control de plagas agrícolas y forestales.

El trabajo doctoral, titulado "Influence of the genetic diversity of Spodoptera exigua múltiple nucleopolyhedrovirus on its ecology and insecticidal properties", ha sido dirigido por el catedrático Primitivo Caballero Murillo y la profesora del Delia Muñoz Labiano, ambos del Departamento de Producción Agraria, y ha obtenido la calificación de sobresaliente cum laude. Buena parte de la tesis se enmarca dentro de un proyecto de investigación financiado por el Ministerio de Ciencia y Tecnología.

Rosa Murillo Pérez (Pamplona, 1972) es ingeniera agrónoma por la Universidad Pública de Navarra, donde actualmente trabaja como profesora ayudante en el Departamento de Producción Agraria. Como investigadora, participa en varios proyectos del CICYT (Centro de Investigación Científica y Tecnológica) relacionados con el desarrollo de nuevos bioinsecticidas. Además, está trabajando en un proyecto de investigación del Gobierno de Navarra enfocado a acabar con una de las plagas más importantes de Navarra que afectan al tomate.

Una alternativa a los insecticidas químicos

Las larvas del lepidóptero Spodoptera exigua se concentran especialmente en zonas templadas y subtropicales. En España, Almería es uno de los lugares que más sufre los efectos de esta especie. Los productores de cultivos como pimiento, sandía, melón, pepino, calabacín y berenjena deben hacer frente a importantes costes económicos provocados por el ataque de este tipo de insectos. Hoy en día, no existe ningún producto comercial biológico efectivo en el control de plagas. Por eso, los productores almerienses recurren a insecticidas químicos. Rosa Murillo sostiene que muchas de estas sustancias se vuelven ineficaces porque las larvas desarrollan fácilmente resistencia. "Además, las aplicaciones pesticidas no siempre respetan los niveles de residuos químicos permitidos para frutas y hortalizas y pueden producir efectos nocivos para el medio ambiente", indica.

Según la autora, los bioinsecticidas suponen una alternativa sólida a los productos químicos. "La ventaja de los bioinsecticidas es que son específicos, pueden producirse de una manera económica y resultan eficaces para el control de esta plaga. Por un lado, no dejan ningún tipo de residuo nocivo en el cultivo y por otro, pueden ser más baratos ya que su eficacia reduce las aplicaciones necesarias para controlar la plaga", apunta.

Otro de los beneficios de este virus es su compatibilidad con otros métodos de control que se están utilizando para las plagas simultáneas y por tanto, puede incluirse en programas de manejo integrado. Sin embargo, su aspecto negativo es que, a diferencia de los plaguicidas químicos, este patógeno no extermina rápidamente las larvas, sino que su efecto no se hace visible hasta un periodo de dos o tres días, lo que permite a las larvas seguir causando destrozos en los cultivos.

Para poder sentar las bases de un programa de control, Rosa Murillo ha determinado ciertos aspectos ecológicos de las poblaciones naturales del virus en la zona de cultivo de Almería. En su tesis, la autora ha estudiado la abundancia y biodiversidad de las poblaciones del SeMNPV en Almería a partir de muestras de suelo y de larvas S. exigua recogidas en un área de unas 40.000 ha de invernaderos durante 18 meses. "Posiblemente una de las razones que explique la persistencia del virus en Almería es que los cultivos se encuentren cubiertos por plástico".

Asimismo, la profesora reconoce que la permanencia de la enfermedad está sujeta a variaciones estacionales. "Aun siendo su presencia muy elevada como agente natural de mortalidad, para mantener la plaga por debajo de los niveles que producen daños en el cultivo es necesaria la aplicación adicional de más virus en campo", concluye.

Comercialización del bioinsecticida a corto plazo

En estos momentos, se están estudiando diversas mejoras para potenciar la actividad insecticida del virus. En concreto, en esta tesis se ha comprobado que la adición de un abrillantador óptico al SeMNPV incrementa su virulencia. En su investigación, se ha demostrado que la incorporación de este producto retrasa el crecimiento de las larvas y favorece la acción patogénica del virus.
"Los ensayos que se han llevado a cabo a nivel de laboratorio han sido positivos. Por eso, el objetivo más inmediato es optimizar los resultados obtenidos en condiciones de campo", señala Rosa Murillo. Según la autora, el interés que ha suscitado el bioinsecticida entre empresas de Almería favorecerá su comercialización a corto plazo. "Todavía hay que conseguir la fórmula definitiva, pero las pruebas que se han realizado mediante sistemas de pulverización similares a los utilizados para la aplicación de los químicos han arrojado resultados muy satisfactorios", concluye la autora.

Hasta ahora, este virus se ha aplicado con éxito en diversas regiones del mundo como Norteamérica, Tailandia, Países Bajos, Taiwán, Egipto, India y Japón, aunque esta sería la primera vez que se utilizase un bioinsecticida de estas características en España.