• ES
  • EU
  • EN


Noticias


Viernes 21 de diciembre de 2007 [Institucional]

El nuevo plan de contabilidad que se pondrá en marcha en 2008 mejorará "la información de las empresas", según un experto

Helio Robleda, catedrático de la Universidad Pública de Navarra, considera que habrá "mayor transparencia" en las cuentas de las compañías, que deben armonizarse con las normas internacionales de contabilidad

Todo el tejido empresarial español, compuesto por unos 3 millones y medio de empresas (un 70% de ellas, pymes y microempresas), deberán armonizar en 2008 sus cuentas con las normas internacionales de contabilidad en aplicación del Plan General de Contabilidad y el Plan de Contabilidad para Pymes, aprobados por el Gobierno central en noviembre. Esta nueva legislación va a "mejorar la información de la empresa, al ser más transparente, aunque exigirá un gran esfuerzo de la profesión contable", según Helio Miguel Robleda Cabezas, catedrático de Economía Financiera y Contabilidad en el Departamento de Gestión de Empresas de la Universidad Pública de Navarra.

Este experto, que lleva doce años representando al Instituto de Contabilidad y Auditoría de Cuentas ante la Dirección General XV de la Unión Europea que se ocupa del Derecho de Sociedades, dirige el curso que sobre el Nuevo Plan General Contable se va a celebrar entre los días 17,18 y 19 de enero de 2008 en la Universidad Pública de Navarra. El curso, de doce horas de duración, está organizado por la Fundación Universidad-Sociedad, a la que se puede recurrir para obtener más información (teléfonos: 948 169770 y 948 169813 y correo electrónico: fundacion.formacion@unavarra.es).

Dos nuevos documentos

Este año 2007 será el último ejercicio en el que las empresas, cuando presenten sus cuentas anuales, lo hagan en tres documentos (balance de situación, cuenta de pérdidas y ganancias y memoria anual). Desde 2008, tendrán que añadir dos más: el estado de cambios en el patrimonio neto y el estado de flujos de efectivo (éste último no tendrán que elaborarlo las pymes). Hasta ahora, sólo las compañías cotizadas (en España, apenas 200 grupos) tenían la obligación de acogerse a la contabilidad internacional.

"Se trata de una reforma de gran calado -explica Helio Robleda, doctor en Ciencias Empresariales por la Universidad Autónoma de Madrid-, ya que el nuevo marco regulador de la contabilidad se fundamenta en un profundo cambio en el lenguaje de las cuentas anuales, que pierde todo vestigio patrimonialista, y en el importante sesgo financiero que el nuevo plan de contabilidad introduce en la información contable; esto se hace evidente en el contenido de las cuentas anuales, lo que, por una parte, mejora su utilidad, pero también exige un cambio cultural en la profesión contable".

La memoria adquiere una gran relevancia ya que, en ella, deben explicarse todas las aplicaciones de los diferentes criterios valorativos que, en cada caso, tendrán diferente aplicación, lo que supone "un mayor esfuerzo de control y seguimiento", y también por ser "un documento crucial para una adecuada interpretación del balance de la empresa", asegura Helio Robleda.

Combinación de control y predicción en la información contable

En definitiva, la reforma contable implica "un nuevo enfoque", en palabras de Robleda. "La contabilidad se convierte en un sistema de información que pierde toda referencia patrimonialista, dado que el nuevo Plan Contable tiene un sesgo financiero muy destacado y un lenguaje económico muy novedoso. Esto conduce a que el modelo de contabilidad en España sea mixto al combinar el control y la predicción. De esta forma, la información contable es muy útil para tomar decisiones porque da, a través de los estados contables, el referente actual de la empresa y no un posicionamiento que se va quedando trasnochado y no refleja la realidad de sus operaciones", apunta Helio Robleda.

Para este catedrático, la introducción en el modelo contable de la predicción significa "mayor riesgo para la auditoría, que tiene que dotarse de instrumentos y de formación muy profunda para analizar y revisar las operaciones contables de las empresas". También supone, en su opinión, "un reto para la universidad", que debe tomar conciencia, especialmente en las Facultades de Ciencias Económicas, de "la necesidad de abrir sus planes de estudios a esta nueva necesidad de las empresas que precisan de buenos profesionales en contabilidad".

Esta reforma contable afecta, en mayor grado, a las empresas de servicios, constructoras, promotoras, inmobiliarias, empresas de nuevas tecnologías (de telecomunicación, audiovisuales, informática...) y de turismo (agencias de viajes, hoteles..). "El sector industrial se ve influenciado en menor medida, porque se ha ido adaptando desde hace tiempo a los cambios por necesidades de cálculo de costes", señala este catedrático de la Universidad Pública de Navarra

Un cambio necesario en un mundo globalizado

En opinión de Robleda, esta reforma en la elaboración de las cuentas anuales es necesaria "para que, dentro de un mundo globalizado como el actual, la información contable de las empresas, una herramienta fundamental para la toma de decisiones, sea cada día más comparable, independientemente del país donde esté la sede de la compañía".

Fue la presión de los mercados financieros la que obligó a estas reformas contables. "La Comisión Internacional de Bolsas de Valores (IOSCO) buscaba que las cuentas de las empresas fueran comparables -explica Robleda-. Se quería evitar que, por ejemplo, los grupos europeos fueran a Japón o a Estados Unidos y tuvieran que rehacer sus cuentas y balances. Entonces, el Comité de Normas Internacionales de Contabilidad, que agrupa a asociaciones de auditores y de profesionales de la contabilidad de 138 países, empleó diez años, entre 1995 y 2005, en lograr este cambio en la contabilidad de los grupos cotizados en bolsa".

La Unión Europea decidió que este organismo fuera el referente para el cambio en la contabilidad y, ya desde 2005, todas las empresas cotizadas se han adaptado a estas normas internacionales. "Hoy en día, la comparabilidad de la información contable cotizada es absoluta. Sólo cambia el idioma", añade Robleda.

No obstante, en 2012 habrá un Plan Contable europeo, para el que ya se está trabajando. "Se va a armonizar toda la contabilidad de las empresas en Europa. La primera fase, para las cotizadas, está vigente desde 2005 y con la reforma que se inicia en 2008 para las cuentas individuales de las empresas se verá culminada la segunda fase de convergencia hacia el futuro plan contable europeo. Los documentos hasta ahora emitidos de este futuro plan contable europeo muestran que será más suave con pymes y microempresas que el que entrará en vigor el 1 de enero 2008. Esto es para aquellas de menos de 50 y de 10 empleados, respectivamente", avanza este catedrático de la Universidad Pública de Navarra.

Así pues, la reforma contable que, a partir del 1 de enero 2008, se pone en marcha en España es otro paso más hacia la armonización de la información contable de las empresas dentro de la Unión Europa.