• ES
  • EU
  • EN


[Irakasleak]

La historiadora de la educación Reyes Berruezo rescata la figura de Mariano Sáez Morilla en la renovación educativa en Navarra

Sáez de Morilla, que moriría fusilado en 1937, es el personaje más relevante y representativo de una generación de personas que unieron las reformas educativas y las políticas en el primer tercio del siglo XX

La historiadora de la educación Reyes Berruezo Albéniz, profesora en la Universidad Pública de Navarra, ha rescatado la figura de Mariano Sáez Morilla en la renovación educativa en Navarra en el periodo 1921-1933. Precisamente en torno a este personaje Reyes Berruezo ha presentado una comunicación en el XIV Coloquio Nacional de Historia de la Educación que se ha celebrado estos días en Guadalupe (Cáceres). El congreso conmemoraba el centenario del Real Decreto de 1907 en el que los miembros de la Institución Libre de Enseñanza plasmaron sus deseos de mirar a la Educación en Europa, creando la Junta para Ampliación de Estudios e Investigaciones Científicas.

Mariano Sáez Morilla fue precisamente uno de los cuatro pensionados por la Junta que estuvieron vinculados a Navarra. Los otros son Juana Ontañón, profesora de Literatura de la Escuela Normal de Pamplona desde 1915; José María Navaz y Sanz, oriundo de Pamplona, aunque no ejerció en Navarra; y Eladio García Martínez, maestro e inspector en Navarra y en Madrid.

Desde el punto de vista educativo, de todos ellos Mariano Sáez Morilla es el personaje más relevante y representativo de una generación de personas que unieron las reformas educativas y las políticas. La actualidad y calidad de sus trabajos así lo avalan, y sus intentos de reformas así lo atestiguan. Con una sólida formación, y desplegando una gran actividad profesional, social y política, sus once años en Navarra le convirtieron en la personalidad educativa más destacada de los últimos años veinte y comienzos de los treinta, y en uno de los políticos socialistas más activos de la Segunda República, según señala en su comunicación la profesora Berruezo. De la Escuela Normal de Pamplona fue a Madrid, de donde le trajeron, en 1937, para asesinarle.

En la comunicación se presenta una aproximación global a la biografía educativa de Sáez Morilla, a su pensamiento pedagógico y a sus realizaciones, a través del estudio de sus publicaciones y de las actas de las instituciones a las que perteneció: Escuela Normal, Consejo Escolar de Navarra, y Ayuntamiento de Pamplona.

Perfil biográfico

Mariano Sáez Morilla llegó a la Escuela Normal de Maestros de Pamplona en julio de 1921. Oriundo de Albacete, tenía 26 años y llevaba cuatro cursos como profesor numerario de Ciencias en Escuelas Normales de Cuenca, Pontevedra y Santiago. Provenía de la promoción de 1916 de la Escuela Superior del Magisterio, donde había cursado la sección de Ciencias.

Licenciado también en Derecho por la Universidad Complutense, al poco tiempo de llegar a Pamplona es nombrado secretario de la Escuela Normal y, en diciembre de ese mismo año, pasa a ser profesor numerario de Pedagogía y su Historia y de Rudimentos de Derecho y Legislación Escolar. En esta situación permanece los diez años siguientes, a la vez que continúa su formación académica y profesional en España y en el extranjero.

Su docencia en la Escuela Normal la compaginaba con su actividad en el campo de la abogacía. De 1923 a 1930 fue vocal de Tribunal provincial de lo Contencioso-Administrativo y desde el año 1923 formó parte de la Junta provincial de Protección de Menores en representación de la Escuela Normal de Maestros. Casado con Maria Ángeles Fernández Toro, primera inspectora de maestras en Navarra, el curso 1924-25 es becado por la Junta de Ampliación de Estudios para acudir a Inglaterra, Francia y Bélgica a estudiar Pedagogía y Organización Escolar. A su vuelta realiza estudios de Filosofía y Letras en la Universidad Complutense y obtiene por oposición la condición de profesor de Francés y Legislación Mercantil en la Escuela de Artes y Oficios de Pamplona.

Estrecho colaborador de la Asociación Provincial del Magisterio Primario de Navarra, fue su vicepresidente y director durante cinco años de la revista profesional El Magisterio Navarro. Afiliado en 1929 al Partido Socialista Obrero Español, con la II República alcanza su cenit profesional y su proyección política: director de la Escuela Normal, presidente del Consejo Escolar de Navarra, concejal socialista en el ayuntamiento de Pamplona y candidato a Diputado a Cortes en 1931. En esos años fue fundador y primer presidente en Navarra de la Federación Española de Trabajadores de la Enseñanza, de la Unión General de Trabajadores.

En cualquier caso, señala la profesora Berruezo, su vocación inequívoca era la educativa. En la Escuela de Magisterio, en los cursillos, con los maestros, en la actividad sindical, con la prensa pedagógica, en el ayuntamiento o en el Consejo Escolar trabajó incansablemente por una extensión y renovación de la vida escolar, como queda patente en sus publicaciones. En Navarra permaneció hasta septiembre de 1933 fecha en que se trasladó a la Cátedra de Paidología de la Escuela Normal de Madrid, donde formó parte de la Asociación Nacional de Profesores Numerarios de Escuelas Normales, en calidad de secretario. Cuando desde Pamplona fueron a buscarle en 1937, su destino final fue la muerte.