• ES
  • EU
  • EN


Noticias


Lunes 18 de febrero de 2019 [Otras]

Un juego de “escape room” divulga esta semana en la UPNA la correcta gestión de los residuos

Colaboran en esta iniciativa la institución académica, el Gobierno de Navarra y la Mancomunidad de la Comarca de Pamplona

zoomParticipante en el juego de “escape room”, instalado en el Aulario del campus de Arrosadia de la UPNA

Participante en el juego de “escape room”, instalado en el Aulario del campus de Arrosadia de la UPNA

El aula 09 del Aulario del campus de Arrosadia de la Universidad Pública de Navarra (UPNA) en Pamplona acoge desde hoy, lunes 18 de febrero, hasta el próximo viernes, día 22, un “escape room” o juego de aventura ambientado en los residuos y cuyo objetivo es sensibilizar sobre esta temática y acercarla a la comunidad universitaria. Las personas participantes en esta propuesta (estudiantes, profesorado y personal de Administración y Servicios) podrán descubrir que reducir los residuos generados y separarlos correctamente para su posterior reciclaje, además de un compromiso social y ambiental y de una obligación legal, les puede abrir muchas puertas.

El juego de “escape room” se desarrollará durante esta semana en un habitáculo cerrado dentro del aula 09 del Aulario, donde cada grupo dispondrá de un tiempo limitado (máximo de treinta minutos) para resolver el enigma y conseguir salir. Tanto el reto como el espacio y los materiales estarán elaborados con materiales recuperados, en consonancia con su objetivo. El juego de escape, que estará abierto de 11 a 17 horas para grupos de cinco personas, forma parte de la campaña “Separa y recicla. ¡Te abrirá puertas!”, que apoya el mensaje incidiendo en la importancia de separar en todos los ámbitos, con una estética inspirada en las películas de suspense de finales de los años 50.

Con esta idea, la UPNA continúa con su apuesta por la mejora de la gestión de sus residuos, que está llevando a cabo en colaboración con la Oficina de la Prevención de Residuos e Impulso a la Economía Circular del Gobierno de Navarra, a través de la empresa pública Gestión Ambiental de Navarra (GAN-NIK) y la Mancomunidad de la Comarca de Pamplona. Esta iniciativa conjunta cuenta, además, con la colaboración de los sistemas integrados de gestión Ecoembes, Ecovidrio, Ambilamp, Ecoasimelec, Ecofimática, Ecolec, Ecolum, Ecotic y la Plataforma Europea de Reciclaje-ERP y el apoyo de Traperos de Emaús.

Separar correctamente para reciclar en la UPNA

zoomPapeleras diferenciadas para residuos en el campus de Arrosadia de la UPNA

Papeleras diferenciadas para residuos en el campus de Arrosadia de la UPNA

La UPNA dispone ya de nuevas papeleras diferenciadas en el exterior de los edificios universitarios para envases y restos orgánicos. En el interior de la mayoría de los edificios del campus de Arrosadia en Pamplona, se han colocado papeleras diferenciadas para separar residuos orgánicos, envases, papel-cartón y la fracción resto. Además, se separan la materia orgánica y el vidrio en las Cafeterías y Comedores.

Asimismo, toda la Universidad cuenta con contenedores para la retirada de pilas y tóner, y se almacenan fluorescentes y aparatos eléctricos y electrónicos, entre otros residuos, para su reciclaje.

El pasado noviembre, como parte de esta iniciativa, se realizó una formación dirigida al personal responsable de Cafeterías y Comedores y de limpieza para su posterior difusión entre su personal.

Como actuaciones de continuidad en este ámbito, la UPNA tiene previsto completar la colocación de conjuntos de papeleras de reciclaje en todos los edificios universitarios.

En relación con las papeleras exteriores, se ha previsto ampliar la tipología de residuos que se pueden separar, pasándose de los dos tipos actuales a tres (envases, residuos orgánicos y fracción resto de residuos), y completar su dotación en los campus universitarios de Pamplona y Tudela.

Con el fin de que el vertido de los diferentes tipos de residuos que se generan sea el adecuado, en el interior de los edificios universitarios se desplegarán carteles informando sobre dónde depositar correctamente cada residuo y se programarán diversas actuaciones que tiendan a mejorar la sensibilidad y el conocimiento de las personas sobre esta materia.

Reducción de residuos en edificios universitarios

Siguiendo en esta línea de sostenibilidad, la UPNA está procediendo a elevar la altura de uno de los grifos en todos los baños de los edificios universitarios, con el fin de que la comunidad universitaria y otras personas ajenas a ella que accedan a sus instalaciones puedan rellenar sus botellas de agua. De esta manera, se minimizará la generación de residuos generados, en cumplimiento del artículo 24 de la Ley Foral 14/2018, de Residuos y su Fiscalidad. Esta medida se complementa con la disposición gratuita de jarras de agua y vasos en todas las cafeterías de la Universidad.

Esta iniciativa se alinea con los objetivos de la Ley Foral 14/2018 de Residuos y su Fiscalidad, que establece, entre otras cuestiones, la necesidad de reducir, para 2027, los residuos que se generan en un 12% y separar para reciclar más y mejor, especialmente, la materia orgánica, cuya recogida selectiva será obligatoria en 2022. Además, en ese mismo año 2027, la reutilización y el reciclado de las fracciones reciclables de los residuos domésticos y comerciales (papel, metales, vidrio, plástico, biorresiduos, etc.) deberá alcanzar, como mínimo, el 75% en peso.

Para las entidades públicas, esta ley contempla también otras medidas, como la instalación de fuentes de agua potable o el uso de agua en envases reutilizables, con el fin de aminorar los residuos plásticos generados, al suprimirse la venta de agua en botellines de un solo uso, así como la redacción de planes de gestión de residuos para fomentar su reducción y recogida selectiva.

Todas estas actuaciones van en consonancia con los principios y objetivos de la Agenda Navarra de Economía Circular, actualmente en exposición pública. La economía circular es un nuevo modelo económico para la sostenibilidad, que busca el aprovechamiento máximo de recursos y la generación mínima de residuos, en el que los productos, componentes y recursos, en general, mantienen su utilidad y valor. El impacto de la economía circular, además de beneficios ambientales, supone un importante potencial en términos de ahorro y de desarrollo económico y social, especialmente, en oportunidades para la creación de empleo.