• ES
  • EU
  • EN


Noticias


Lunes 20 de diciembre de 2010 [Investigacion]

Un equipo de investigación de la UPNA logra adaptar un vehículo Volkswagen Polo para que funcione con hidrógeno y/o gasolina

El coche, que se ha presentado hoy en el Campus de Arrosadia, se desplaza de forma autónoma alimentado con cualquiera de ambos combustibles

zoomEl Grupo de Hidrógeno, junto al vicerrector de Investigación, Alfonso Carlosena, posa junto al vehículo en el Campus de Arrosadia.

El Grupo de Hidrógeno, junto al vicerrector de Investigación, Alfonso Carlosena, posa junto al vehículo en el Campus de Arrosadia.

Un grupo de investigación de la Universidad Pública de Navarra ha logrado adaptar un vehículo Volkswagen Polo para que funcione con hidrógeno, un combustible inagotable que no produce emisiones contaminantes ni de efecto invernadero. Este logro supone un avance más en el proyecto desarrollado por el Grupo Hidrógeno de investigación, que en febrero de 2009 ya consiguió poner en marcha por primera vez en España un motor de coche alimentado con hidrógeno. El reto que ahora se ha culminado ha consistido en modificar, además del motor, todos los componentes del vehículo para que funcione con hidrógeno y se desplace de forma autónoma.

El resultado de este trabajo ha sido presentado hoy lunes, 20 de diciembre, en el Campus de Arrosadía en un acto que ha contado con la presencia del vicerrector de Investigación de la UPNA, Alfonso Carlosena; de Pedro Diéguez, director del proyecto y profesor del Departamento de Ingeniería Mecánica, Energética y de Materiales; de Eugenio Guelbenzu, director de Investigación de Acciona Biocombustibles, empresa que ha financiado la investigación; y de Arturo Resano, responsable Ingeniería de Motores y Montaje de Volkswagen Navarra, firma que cedió el vehículo que ahora se ha adaptado.

zoomDe derecha a izquierda, Pedro Diéguez, Alfonso Carlosena, Arturo Resano y Eugenio Guelbenzu, durante la presentación.

De derecha a izquierda, Pedro Diéguez, Alfonso Carlosena, Arturo Resano y Eugenio Guelbenzu, durante la presentación.

El Grupo Hidrógeno, constituido en la Escuela Técnica Superior de Ingenieros Industriales y de Telecomunicación, trabaja desde 2001 en el marco de un programa financiado por la empresa Acciona Biocombustibles, que patrocina las investigaciones del Grupo en temas relacionados con las tecnologías del hidrógeno. Desde el año 2007, esta actividad se enmarca en el programa CENIT (Consorcios Estratégicos Nacionales de Investigación Técnica). Las líneas de investigación se han centrado en la producción de hidrógeno a partir de energías renovables, la seguridad en esta tecnología y la utilización de este gas como combustible en motores de combustión interna.


Vapor de agua por el tubo de escape


Es en ésta última línea de trabajo en la que enmarca el proyecto que hoy se ha presentado. Por una parte, se ha tenido que integrar el control electrónico de la combustión de hidrógeno con el resto de señales y controles en el ordenador de a bordo del coche. Al Volkswagen Polo se le ha incorporado un dispositivo en el salpicadero que permite cambiar el funcionamiento del motor, bien a gasolina o a hidrógeno.

Otras de las novedades ha sido que la producción del hidrógeno que consume el coche se realiza en la propia Universidad mediante un electrolizador propiedad de Acciona Biocombustibles. Esto supone un abaratamiento de los costes: para conseguir el equivalente energético de un litro de gasolina son necesarios unos 14kWh eléctricos. Si bien existe una amplia gama de tarifas eléctricas, en cualquier caso la cantidad de hidrógeno equivalente a un litro de gasolina tiene un costo energético del mismo orden que el del litro de gasolina.

zoomEl vehículo se desplaza con hidrógeno de forma autónoma.

El vehículo se desplaza con hidrógeno de forma autónoma.

Por último, el equipo de investigación ha tenido que resolver el modo de transportar el hidrógeno en el propio coche, aspecto que ha requerido la utilización de bombonas de hidrógeno gas a presión ubicadas en el maletero y que son cambiadas cuando sea preciso recargar el combustible.

El hidrógeno posee unas características muy especiales que lo convierten en un buen candidato para ser usado como combustible en motores de combustión interna: se mezcla rápidamente con el aire, necesita muy baja energía de ignición, tiene una elevada velocidad de combustión y su octanaje es muy superior al de cualquier gasolina. De hecho, el motor quemando hidrógeno llega a registrar 5.800 revoluciones por minuto y una potencia suficiente como para alcanzar los 140 kilómetros por hora con nulas emisiones de efecto invernadero. De hecho, la única emisión que despide el tubo de escape de este vehículo es vapor de agua.

El Grupo Hidrógeno -del que puede encontrar información en la página web www.grupohidrogeno.es- está dirigido por Pedro Dieguez Elizondo e integrado además por los ingenieros Luis Gandía Pascual, José Carlos Urroz Unzueta, David Sainz Casas, Susana Berdonces Evora, Carlos Fernández de las Heras Almiñana, Lara Erviti Calvo, Iñigo Idareta Erro, Marta Benito Amurrio, Amaya Pérez Ezkurdia y Sara Marcelino Sádaba. En este grupo también se integraba el ingeniero Carlos Sopena Serna, fallecido en accidente de tráfico hace ahora un año. A lo largo de sus siete años de andadura, han trabajado además en el grupo otros profesores y alumnos, un total de veinte personas que han creado un importante activo de conocimiento en las tecnologías del hidrógeno.